En el ámbito de la ciberdelincuencia, el ransomware no es una amenaza trivial: su número creciente, sobre todo en 2016, confirmó su éxito entre los delincuentes, que han encontrado en ella una fuente de ingresos constante y fácil.

Petya Locky o Cerber han causado estragos hasta tal punto que han llegado a paralizar la actividad de organizaciones de todos los tamaños, tanto desde el punto de vista administrativo como financiero. Mejores y mejor equipados, los ciberdelincuentes se adaptan y meditan sus acciones cada vez que operan. En este contexto, ¿qué comportamiento adoptan los directores de TI que se enfrentan a la amenaza? ¿Qué medios se implementan para anticipar y prevenir los ataques en las empresas?

Desde Trend Micro desvelan el estado de las infecciones por ransomware dentro de las organizaciones españolas en un estudio encargado a Opinium Research, para el cual ha encuestado a más de 200 directivos responsables de tecnología (CIO) de grandes empresas en nuestro país.

El ransomware, amenaza conocida

Si bien la mayoría de los CIO de las organizaciones españolas (53%) que ha participado en el estudio, han oído hablar del ransomware, saben cómo funciona y cómo opera, el 18% admite que no ha escuchado hablar de esta amenaza.

Por otro lado, llama la atención que el 29% de los responsables de TI que ha participado en la investigación dice ser consciente de esta amenaza y haber escuchado hablar de ella, pero no están seguros de cómo funciona. Resulta alarmante que el casi el 60% de los encuestados piensa que su organización a va ser blanco del ransomware en los próximos 12 meses.

El fenómeno del ransomware no debe ser tomado a la ligera, tal y como lo asegura el 72% de los CIO encuestados, que aducen riesgos como la pérdida parcial o total de datos, el secuestro de los sistemas informáticos y de datos altamente confidenciales, el impacto en la imagen corporativa y las pérdidas económicas, entre los riesgos que deben ser tenidos en cuenta por las organizaciones que ya se han tenido que enfrentar al menos una vez a esta amenaza. Contrasta con el 28% de los que apuntan que el ransomware no es percibido como un peligro para su empresa.

El 22% de las empresas, afectadas

El 41% de los CIO informa que su organización se ha visto afectada por el ransomware en los últimos dos años, incluyendo un 22% que declara que ha sido infectado más de una vez, hecho que resulta alarmante y que pone de manifiesto el éxito de esta técnica y las carencias en infraestructura de seguridad que siguen existiendo en las compañías.

Esto se acentúa en el caso de las organizaciones con menos de 10.000 empleados, que parecen más vulnerables, ya que según Opinium Research el 48% de ellas dice que han sido víctimas, frente al 31% de las empresas con más de 10.000 empleados.

Aquellas compañías que se vieron infectadas por el ransomware afirman que una cuarta parte (24%) de sus empleados se vio afectado por la amenaza, junto con el 20% de los clientes de la corporación.

¿Cómo reaccionan las empresas?

Por desgracia, la conclusión es clara: más de la mitad, el 52%, se comprometió a pagar el rescate. Sin embargo, sólo el 36% de ellos recuperaron sus datos.

“Las cifras son muy preocupantes”, afirma José Battat, director general de Trend Micro España y Portugal. “La consigna para las infecciones es que nunca se debe pagar. Tal y como demuestran los resultados del estudio, el pago no garantiza la recuperación de los datos y las organizaciones a menudo se encuentran en una posición muy difícil sin poder acceder a sus archivos o sistemas y con pérdidas financieras que pueden ser incalculables”.

Precisamente esto es lo que hizo el 72% de las empresas españolas, que ante una infección de ransomware se puso en contacto con la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, quienes fueron capaces de ayudar en casi la mitad de los casos. Concretamente fueron de gran utilidad para el 47% de los afectados, frente al 25% a los que no se pudo ayudar. Sin embargo, una quinta parte (22%) de las víctimas afirmó no haber denunciado ni contactado con la policía para hacer frente a esta amenaza.