El fantasma de Eurovegas vuelve a planear por España. La última intentona llega, como siempre, desde Estados Unidos, con un proyecto que pretende crear un macrocomplejo de ocio en el corredor del Henares. La historia reciente de las grandes promociones de ocio invita al escepticismo.

El Live! Resorts Madrid tiene todos los ingredientes para ser una brillante historia de suspense: entusiasmo por parte de las autoridades, un rico inversor extranjero y un pequeño municipio que puede encontrar su El Dorado por obra y gracia del entretenimiento masificado. El argumento suena de otras películas, de otros guiones que nunca se llegaron a filmar.

España sabe mucho de cantos de sirena vestida de casino. El primer intento fue la gran estafa de Gran Scala, un macrocomplejo de entretenimiento que iba a instalarse en una población del desierto de Los Monegros para recibir cada año a nada más y nada menos que 25 millones de turistas. Olía a especulación y a cuento de la lechera desde el principio, pero el caciquismo aragonés regionalista alimentó con su gasolina populachera el fuego especulador que ya prendió con otros formidables estipendios como el circuito de Motorland.

Luego llegó el turbio y cuestionable magnate Sheldon Adelson para proponer la creación de Eurovegas en unos terrenos de Alcorcón, cuna del alcalde más feminista de España. En su caso no se llegó a aprobar una ventajosa regulación ad hoc, como sí sucedió con la Ley de Centros de Ocio de Alta Capacidad aragonesa, lo que unido a los problemas financieros de la promotora Las Vegas Sands dio al traste con este desarrollo urbanístico que prometía generar la friolera de 250.000 empleos.

En el caso del Live! Resorts Madrid la historia parece diferente. Cordish ya ha comprado los terrenos de la localidad de Torres de la Alameda donde se emplazaría el complejo, de dimensiones más reducidas y con usos más mixtos que sus antecesores, que estaban más centrados en las apuestas que en el ocio. Eso sí, el entretenimiento al estilo yankee está garantizado, con espectáculos como los de Broadway, según la información que ha trascendido hasta el momento.

La nueva propuesta de crear un Eurovegas en España contrasta con las voces que abogan por un turismo más sostenible. La industria se afana en ofrecer experiencias de cada vez mayor calidad y huir del turismo barato, que deja poco valor añadido. En definitiva, acabar con la magalufización de España.

Por eso, el consejero delegado de Cordish, Joseph Weinberg, se esforzó durante la rueda de prensa que ofreció este jueves en dejar claro que esto no es Eurovegas y que va a trabajar con las comunidades locales para que se beneficien de las oportunidades que el macrocomplejo pueda brindarles. Además, adelantó que está abierto a colaborar con grandes empresas hoteleras, y en España hay unas cuantas, para crear joint ventures encargadas de la gestión de los establecimientos de Live! Resorts Madrid. Suena diferente a lo que se había escuchado hasta ahora, pero por el momento no es más que unos bocetos de unos edificios con muchas luces, como sacados de un cuento, de La historia interminable.

Foto: EFE