El Corte Inglés e Iberia piden al Gobierno una necesaria promoción de España como país referente del turismo de compras. Una realidad bastante fría dentro del sector. El boom del turismo ha dotado de protagonismo al país con la llegada de visitantes. Pero el gasto por cada uno de ellos no ha sido relevante.

Los presidentes de El Corte Inglés, Dimas Gimeno; e Iberia, Luis Gallego, han aprovechado su intervención durante la segunda edición del ‘Summit Shopping Tourims & Economy’, celebrada en Madrid, para pedir al Gobierno una mayor implicación con la promoción de España como destino turístico de compras.

En la Unión Europea, el 21% de las pernoctaciones son en España. Y solo representamos un 4% en compras”, con esta aclaración comenzaba su intervención Dimas Gimeno.

En opinión del empresario, el reto se encuentra en aumentar ese gasto con el turismo de calidad, pues ha catalogado a este tipo como “complementario y no excluyente” a otra clase de turismo. Además, supone una oportunidad para generar más puestos de trabajo, ha asegurado.

El presidente de El Corte Inglés ha insistido en que para resolver los problemas que se van encontrando en el sector turístico, hay que saber medirlo para sacar correctas conclusiones y planear una exitosa estrategia. Por ello, insiste en que España se fija demasiado en la cantidad de turistas que visitan el país y hay que “empezar a observar más el gasto per cápita”. Una medición que deja a España muy por detrás de otros países emergentes, origen de los turistas que más gastan.

Tal y como apunta Gimeno, durante el 2015, aproximadamente 20 millones de turistas visitaban sus centros comerciales y, además, han cuatriplicado su inversión en el extranjero en los últimos años.

En este punto, insistía en la necesidad de una promoción por parte del Gobierno. “Tenemos que invertir en atraer a esos turistas estratégicos sin descuidar al turista europeo. Hay que potenciar la estructura internacional de España para llegar a ellos” afirmaba.

En este sentido, el presidente de El Corte Inglés ha señalado que las empresas privadas ya se han puesto manos a la obra en cuanto a la promoción de espala como destino de turismo de compras y ha pedido a las administraciones públicas una mayor implicación.

Con esta exigencia al Gobierno, Dimas Gimeno ha concluido expresando una necesidad de avanzar en este tema porque ha insistido en que “cada vez que nos juntamos para hablar de ello, hay un país que nos está adelantando”.

Tender un puente a China

Desde el punto de vista de Luis Gallego, presidente de Iberia, afirma que la compañía ya ha puesto de su parte al poner en marcha nuevas rutas desde Madrid a China, un foco importante del turismo de compras, y también a Japón y Tokio. Además, espera reforzar conexiones con EEUU y Argentina y en un breve periodo de tiempo también con México. Todos ellos, mercados emisores de turistas de compras.

Con estos datos en la mano, ha querido señalar que de 120 millones de turistas chinos que viajan anualmente, España solo ha recibido al 0,33%, es decir, unos 400.000. Éstos representan el 5% de los turistas extracomunitarios y realizaron el 35% de las compras.

nacionalidad-de-viajeros

“Poner el foco en el viajero chino es una buena manera de incentivar el turismo de compras”, ha señalado durante su intervención. Por eso ha recordado que los vuelos directos son una buena forma de captar ese turismo, pero que con ese trabajo no es suficiente.

De este modo, el presidente de Iberia ha insistido que aunque España disponga de los recursos necesarios para incentivar el turismo de compras, no vale de nada si no se la “conoce fuera”.

“Madrid no está en el top de prioridades del turista de lujo y atraerlos no se consigue solo con vuelos”, ha proseguido. De este modo, exige también una necesaria inversión pública para que España se conozca como merece en el extranjero.

“Cuando una aerolínea abre una ruta asume un gran riesgo y hace frente a una gran inversión, pero los beneficios son compartidos con hoteleros, comerciantes, etc…”, ha recalcado haciendo alusión a su aportación a la promoción.

Para reafirmarse, ha comentado los datos expuestos en un ultimo informe de Global Blue, donde señalan que la nueva conexión directa con Shanghái tendrá un impacto de 80 millones de euros al año en el comercio madrileño y la conexión de Tokio unos 30 millones.

Para finalizar ha querido puntualizar que sin promoción por parte del Gobierno, Madrid no puede competir con Londres o París. Por lo que “todos nos tenemos que poner a hacer los deberes” ha señalado.