Las empresas cotizadas no están de buen ánimo este año. El importe de las ampliaciones de capital que se han registrado durante el tercer trimestre se ha quedado en menos de 2.000 millones de euros, lo que supone una reducción del 58% frente al mismo trimestre de 2015.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) refleja en su informe mensual que las ampliaciones de capital han pasado de recaudar 4.458,9 millones de euros entre julio y septiembre de 2015 a tan sólo 1.907,8 millones en el tercer trimestre de este año. En este periodo de 2016 se ha recaudado menos de la mitad que en el mismo de 2015.

El mercado ha estado muy parado durante los meses veraniegos. Tan sólo se han registrado 15 ampliaciones de capital en el tercer trimestre, frente a las 25 del mismo periodo de 2015, cuando también se registraron 2 ofertas públicas de venta de acciones (OPV), que engloban a las colocaciones de paquetes accionariales de control y las salidas a bolsa.

Además, los menos de 2.000 millones ingresados por las empresas tras sus ampliaciones de capital contrastan con los 9.247,2 millones que captaron en el segundo semestre del presente ejercicio. Casi 5 veces menos.

En lo que va de año el importe que han percibido las grandes compañías por sus ampliaciones asciende a 16.046,5 millones de euros. Salvo milagro de dimensiones bíblicas en el trimestre final, las compañías van a tener complicado alcanzar a final de año las cifras de los últimos ejercicios ya que los importes totales ascendieron a más de 30.000 millones de euros al cierre de 2013, 2014 y 2015.

Mínimos históricos

No sólo las empresas supervisadas por la CNMV han perdido rito en el tercer trimestre. De acuerdo con la agencia española de calificación Axesor, las ampliaciones de capital hasta octubre se han quedado en niveles que no se veían desde el inicio de la crisis. En los 10 primeros meses del año, las empresas han conseguido 26.998,75 millones de euros, un 8,3% menos.

Es el peor octubre desde el año 2010 en lo que a ampliaciones se refiere, según Axesor, que ha constatado un brutal descenso del 80,5% en la actividad de captación de capital por parte de la industria manufacturera. En el lado opuesto, la industria que mejor se ha comportado ha sido la del comercio y la distribución, con un aumento del 50%.

Mientras tanto, el importe total de las reducciones de capital en los 10 primeros meses de este ejercicio se disparó un 41% hasta los 23.827 millones de euros. Tan sólo en octubre, la construcción se anotó un 201% de incremento en su reducción de capital. Es mal síntoma que las empresas mengüen.