Según el informe ‘El Turismo de Negocios en España’ publicado por The Ostelea, School of Tourism & Hospitality, España ocupó, en 2015, la cuarta posición del ranking mundial en cuestión de congresos de negocios internacionales gracias a los 572 eventos celebrados en nuestro país. Esto representó un crecimiento del 2% con respecto a las cifras del año anterior, generando, además, un impacto económico de aproximadamente 5.200 millones de euros, un 3% más que en el anterior ejercicio.

De este total, un 26,7 % debe atribuirse a la facturación de las empresas dedicadas de manera profesional a la organización de congresos y ferias de muestras especializadas y el 73% restante se debe al volumen de negocio generado por los diferentes sectores de apoyo al desarrollo de la actividad principal (transporte, alojamiento, restauración, servicios, etc.).

El pódium de este ranking es para Estados Unidos con 925 congresos (y un crecimiento del12% respecto a 2014); Alemania (con 667 eventos y un descenso del 8% comparado con 2014) y Reino Unido que adelanta a España con un fuerte aumento del 11%.

Dos ciudades españolas, Madrid y Barcelona, se encuentran entre las más importantes a nivel mundial en la oferta de turismo de negocios. En 2015 estas ciudades acogieron el 61% del total de congresos internacionales celebrados en nuestro país. Barcelona se situó tercera en el ranking mundial (fue quinta en 2014), con 180 congresos, mientras que Madrid perdió tres posiciones hasta situarse en el quinto lugar (compartido con Londres) gracias a los 171 congresos que tuvieron lugar en la capital. Berlín con 195 congresos y París con 186 lideraron la lista en 2015.

Durante el periodo 2013-2015, a nivel global, el 14% del total de viajes realizados fueron por motivo de negocios, el 53% por motivo de ocio o vacaciones, el 27% visitas a familiares o amigos y el 6% restante fueron desplazamientos sin especificar. Asimismo, el gasto global en viajes de negocios durante 2015 fue de 1,2 billones de euros y la previsión es que se alcancen los 1,6 billones en 2020.

Los países que acumularon un mayor crecimiento en cuanto a gasto anual en este tipo de viajes fueron China e India, con un 11,4% y un 11% respectivamente. La previsión de crecimiento del gasto en estos dos países de cara al periodo 2016- 2017 es aún mayor, consolidándose así, como los de mayor crecimiento en los próximos años. Por el contrario, los países que muestran mayores descensos en el gasto son Rusia (con un descenso del 18,2%) y Brasil (que acumula un descenso del 4,1%).

En cuanto al total de empresas dedicadas a la organización de congresos y ferias en España, en 2014 la cifra era de 4.916, las cuales daban empleo a un total de 18.861 personas y generaron un volumen de negocio de más de 1.300 millones de euros. Estas cifras se han mantenido estables desde entonces.

Del total de 20.514 eventos celebrados en España en 2015, un 57,5% fueron Jornadas; un 27%, Convenciones; y un 15,5%, Congresos. A estos eventos acudieron 3,8 millones de personas (un 3,4% más que en 2014) de las cuales un 69,7% provenían de otras zonas de nuestra geografía y el resto de otros lugares del mundo.

La duración media de los eventos de negocios en España fue de 2,05 días en 2015 un 17% menos que en 2014. Esta cifra ha tenido un comportamiento irregular en el periodo 2008-2015, pero en los últimos años parece consolidarse una cierta tendencia a la baja.

En total, España recibió en 2015 4,84 millones de turistas por motivo de negocios, un 7,1% del total. Esta cifra representa un aumento del 12,3% con respecto a 2014.

Según el informe, entre 2008 y 2015, los eventos más solicitados correspondieron a los sectores médico-sanitario y económico-comercial, seguidos de los relacionados con universidades y los de temática cultural.

La Feria Harley Days celebrada en Barcelona fue el evento que acogió un mayor número de visitantes en España en 2015 con 280.000 asistentes, sin embargo, la legendaria marca de motocicletas anunció el pasado mes de marzo que no volvería a la ciudad Condal este año.

El estudio destaca que “en un contexto de competición internacional por atraer a estos turistas los países (y muy especialmente de las ciudades) se ven obligados a una diferenciación que despierte el interés de estos viajeros. Desarrollar una política de atracción de este turismo es elemento clave en la diversificación de la economía del país, el incremento de consumo e incluso en la atracción de talento global”.