Las grandes compañías tienen dos maneras de comprometerse con el medio ambiente: incorporando acciones ambiguas en sus planes de RSE; o poniéndose manos a la obra y teniendo un consumo responsable. Parece que Telefónica ha decidido posicionarse en el segundo plano.

En concreto, el operador azul ha anunciado sus objetivos globales de ‘Energía y Cambio Climático para 2020’, en los que destaca su apuesta por las energías renovables como fuente sostenible para el negocio. De este modo, se compromete a que el 50% de la electricidad utilizada en sus operaciones provenga de fuentes limpias en 2020 y el 100% en 2030.

Así, la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete escenifica un compromiso que otras muchas empresas, sobre todo el Ibex-35, deberían tomar. Además, Telefónica estima que la puesta en marcha de proyectos de eficiencia energética y la utilización de renovables le reportará un ahorro de 90 millones de euros.

Asimismo, la compañía reducirá a la mitad el consumo de energía por unidad de tráfico (intensidad energética) y disminuirá en un 5% en términos absolutos las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Para este anuncio, Telefónica lo ha hecho coincidir con la ‘Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas sobre cambio climático’, COP22, que se ha celebrado en Marrakech la semana pasada.

El presidente del operador ha afirmado que “estos objetivos responden perfectamente a la estrategia de crecimiento y despliegue de red de Telefónica: hacer más con menos y tener la Red más eficiente y limpia del sector en términos de energía y carbón. Y lo queremos porque esto es bueno para nuestra cuenta de resultados, para nuestros clientes, para sus familias, y para las generaciones futuras”.

Para Telefónica el cambio climático es un reto acuciante y la eficiencia energética una obligación a la hora de abordarlo. “Somos conscientes de la responsabilidad que tenemos tanto en la reducción de nuestra propia huella de carbono como en el papel que podemos jugar con soluciones de IoT y Big Data para mejorar la gestión del transporte, la energía, el agua, los residuos…en otros sectores. En los últimos años hemos avanzado en ambos frentes y ahora damos un paso más, con nuevos objetivos para 2020”, añade Álvarez-Pallete.