El internet de las cosas (y los objetos) sigue con su evolución. De forma lenta se conocen acuerdos estratégicos y comerciales que, poco a poco, van estando más cerca de la gente. Uno de ellos afecta a Telefónica y la compañía de alimentación Nestlé.

En concreto, una de las ramas de negocio del operador azul, Telefonica Business Solutions, se ha hecho con un contrato del gigante del consumo para ser proveedor de soluciones de conectividad basadas en el internet de las cosas.

De este modo, será el encargado de gestionar las soluciones M2M de Nestlé, es decir, las relaciones que se establecen entre máquinas sin necesidad de una persona física que controle dicha acción. Entre los servicios más destacados, y como curiosidad, está que las nuevas máquinas de café en el ámbito profesional llevarán esta tecnología de Telefónica. Las versiones anteriores también podrán acceder a esta innovación mediante módulos externos que se podrán incorporar.

El acuerdo, del que no ha trascendido la parte económica que se llevará Telefónica, abarca un total de 50 países. Esto permitirá a Nestlé controlar las máquinas que ponga en circulando de manera remota y con gestión de mantenimiento predictivo. Cuando haya problemas técnicos son las propias cafeteras las que avisan de que algún sistema está fallando (o a punto de fallar).

Además, con este tipo de tecnología se permite ajustar el sabor de los cafés, así como ser más exacto y preciso en los consumos. El objetivo de Nestlé, según asegura su director global de Aplicaciones de Negocio, Henri de Roo, es ofrecer a los clientes una experiencia distinta a la que tenían en estos momentos.

El negocio M2M de Telefónica ha crecido este año más de un 3%, y poco a poco empieza a ser un segmento donde el operador azul empieza a tener importantes contratos. Además, falta que la administración pública se implique en la innovación, por lo que puede suponer una rama importante del negocio en un futuro cercano.