ING ha reducido el interés que ofrece a los clientes de su ‘cuenta naranja’, un depósito que se caracterizaba por ofrecer rentabilidades superiores a la media del mercado. Bankinter y Santander han tomado la delantera y, tras el recorte de la TAE por parte del banco holandés, mantienen sus condiciones a los titulares de la ‘cuenta nómina’ y de la ‘cuenta 123’, respectivamente.

“En principio se van a mantener las condiciones de la cuenta nómina”, confirman a SABEMOS fuentes de Bankinter. Lo mismo dicen en el Santander, donde subrayan que su política comercial “no se mueve en base a las decisiones de otras entidades”.

No hay efecto contagio, pues, tras la espantada que protagonizó ING Direct al rebajar la rentabilidad de uno de sus productos estrella, la cuenta naranja. A partir del próximo 1 de enero, tal y como explicó la entidad a sus clientes, la tasa anual equivalente (TAE) de este producto pasará del 0,20% al 0,10%.

Las fuentes consultadas vaticina que “seguramente habrá clientes de ING que consideren cambiarse”. Sin embargo, desde el banco naranja apuntan que la bajada de la rentabilidad todavía no se ha notado en términos de migraciones a otras entidades. Es más, añaden, el año pasado ya recortaron la rentabilidad aún más, del 0,5% al 0,2%, y sin embargo han “seguido sumando clientes”.

“No prevemos que pueda haber mayor revuelo. Independientemente de medidas puntuales, sus campañas llevan tiempo en marcha y nosotros no tenemos ningún dato que indique que ha habido un trasvase de clientes”, zanjan.

Frente a este recorte de la rentabilidad, Bankinter y Santander van a mantener sus rentabilidades. En el caso de la ‘cuenta 123’, Santander ofrece hasta un 3% de interés, mientras que Bankinter propone con su ‘cuenta nómina’ un 5% TAE durante el primer año y un 2% el segundo año. Bankinter y Santander sí mantienen el pulso por el pasivo, aunque a ING no le merezca la pena.

Cuestión de rentabilidad

ING tiene una razón para recortar la retribución de la ‘cuenta naranja’: los tipos de interés. En la comunicación que envió el director general de Cuentas e Inversión, Luis González Soto, a sus clientes, el ejecutivo explicó que la progresiva bajada de los tipos de interés en los últimos años les impide mantener la rentabilidad de los depósitos. En el lado opuesto, Bankinter y Santander sí ven negocio aunque los tipos estén tan altos.

“A nosotros nos salen las cuentas”, explican desde Bankinter. “Somos el banco más rentable de España, con un ROE [índice de rentabilidad financiera] por encima del 10%”, añaden. Para ellos la clave es incrementar los volúmenes de depósitos, aunque los márgenes se resientan, al tiempo que se aumenta la concesión de préstamos. Especialmente en segmentos menos saturados que las hipotecas, como la financiación a las pymes y los créditos para las pymes.

Por su parte, en el Santander apuntan a otras razones para mantener las condiciones de rentabilidad de la ‘cuenta 123’: “Nuestra oferta sigue siendo la misma para un producto que incentiva la vinculación del cliente con el banco, algo que es estratégico y que siempre es positivo para la entidad”, afirman.

“Un cliente que domicilia la nómina es un cliente que se vincula contigo”, respaldan desde Bankinter. La ‘cuenta nómina’, dicen, es un producto que une mucho a los clientes con la entidad, porque la cuenta nómina es una “vía de entrada” y luego se contratan otros servicios.

El resto de bancos no lo tienen tan claro, pero los números dan en el caso de Bankinter y Santander. La ‘cuenta 123’ le ha reportado al Santander unos incrementos de la clientela del 22%, en el segmento de particulares, y del 38%, en el de empresas. Mientras, en Bankinter el saldo en cuentas nóminas ha crecido un 29% en el último año, hasta superar los 5.000 millones de euros.