Amazon, uno de los precursores de la implantación del Black Friday en España, ha ampliado este periodo de descuentos a dos semanas, en las que tendrá 10.000 ofertas, de las que el 40% corresponde a pymes.

En concreto, muchas de las grandes ofertas que llegarán en este próximo viernes negro pertenecen a las más de 20.000 pymes que venden a través de Amazon y que en la edición de este año aportarán casi la mitad de las promociones, más de 10 puntos más que en 2015. Quizá este sea uno de los puntos más curiosos y, como Amazon, está intentando ganarse el favor no solo del consumidor final, sino también de los negocios locales, en este casi pymes, para que ellos sigan generando negocio.

Sea como sea, este próximo día 25 de noviembre el gigante de la distribución tiene pensado hacer su agosto particular. Ese que se ha encargado de mimar con esmero. “Hemos descubierto que a los consumidores les encanta estos descuentos para adelantar las compras de Navidad”, manifiesta el director de Amazon en España, François Nuits, para justificar la ampliación de las promociones a dos semanas.

No obstante, el día más fuerte será el 25, es decir, el viernes negro propiamente dicho, durante el cual el año pasado recibieron 392 pedidos por minuto (560.000 en total), el 80% más que un año antes, y para el que esa ocasión ofrecerán 2.400 ofertas que se irán activando cada 15 minutos.

Según Nuits, Amazon prevé que este año se registre, al menos, un crecimiento similar no solo porque en España el comercio electrónico no para de crecer, sino porque cada vez ofrecen más categorías de productos.

No obstante, España se mantiene aún lejos de países como el Reino Unido, donde Amazon gestionó 86 pedidos por segundos (7 millones en total), lo que demuestra que el país presenta aún mucho potencial.