España ha sido uno de los países europeos en los que la crisis ha destruido más empleos; además, las condiciones laborales se han precarizado de manera manifiesta. Y sin embargo, los trabajadores españoles son más felices que la media de la Unión Europea. El que no se consuela es porque no quiere.

El último estudio de la empresa de recursos humanos Randstad revela que un 74% de los trabajadores españoles se siente satisfecho con su trabajo, mientras que la media de la Unión Europea se queda en un 73%. Así, España se posiciona también por delante de otros socios más prósperos del club de los 28 Reino Unido (74%), Italia (70%), Alemania (69%) y Francia (69%).

trabajadores satisfaccion laboral

Fuente: Randstad

En la UE, tan sólo quedan por delante de España Portugal, Países Bajos y Austria, donde un 75%, un 77% y otro 77% de los trabajadores, respectivamente, se declaran felices con su trabajo.

Puede que los españoles no tuvieran motivos para ser tan felices en su trabajo. El principal de ellos es el sueldo, que es un 12,85% menor que la media de la UE. Según los últimos datos anuales de salarios de los que dispone Eurostat, que remiten al año 2014, el salario bruto medio que percibe un trabajador español asciende a 20.169,47 euros al año, mientras que la media europea es de 23.141,81 euros.

trabajadores salarios bruto

Fuente: Eurostat

La diferencia es todavía mayor si se compara a los empleados españoles con los de la Eurozona, en la que no se incluyen países europeos con economías más débiles y que, por tanto, reducen el monto en el caso de la UE. El salario medio bruto en los países del Euro es de 24.364,94 euros al año, por lo que en España se cobra un 17,21% menos.

En Reino Unido, Italia, Alemania y Francia los trabajadores son más infelices, desde el punto de vista laboral. Sin embargo, en estas locomotoras económicas de la UE cuentan con unos salarios que desbordan los que perciben los españoles. El ejemplo que queda más cercano es el de Italia, donde el salario bruto anual que perciben los empleados es de 20.797,12 euros, apenas 700 euros más que en España.

En Francia, los trabajadores cobran al año 26.619,02 euros, el 31,9% más, mientras que en Alemania la media asciende a 27.662,03 euros, un 37,1% por encima. Más aún perciben en el Reino Unido, donde cobran 33.723,16 euros al año; por lo visto, recibir un 67,1% más no les da para sentirse más realizados que los empleados españoles.

Felicidad, qué bonito nombre tienes

No todos los trabajadores españoles son igual de felices. En el estudio de Randstad destacan en satisfacción laboral los jóvenes, dado que un 86% de los menores de 25 años está encantado con su trabajo. La cuota desciende al 70% en el caso del grupo entre 25 y 45 años y cae hasta el 70% entre los mayores de 45.

También hay marcadas diferencias entre los trabajadores cualificados y aquellos con una baja formación. Los afiliados con un nivel educativo superior están satisfechos en un 81% con su trabajo, mientras que entre la mano de obra menos cualificada la felicidad desciende hasta el 71%.

Este año 2016 comenzó con buen pie, según los trabajadores, ya que se alcanzó el récord del 75% de los empleados satisfechos con sus puestos, una tasa que ha descendido hasta el 74% que se registró en el tercer trimestre el año.

Foto: Flickr – Francisco Osorio