La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos puede dejarse algunas víctimas en el camino. Al margen de sus rivales políticos, las grandes compañías observan con cierto temor cuáles serán los primeros pasos del presidente electo. En España, por ejemplo, BBVA mantiene la respiración ante su exposición en México y las medidas que tomará el neoyorkino en el país azteca.

Los grandes bancos de todo el mundo descontaban el tropezón que sufriría la Bolsa tras la posible victoria de Trump. Una vez consagrada, el primero en sufrir esos afectos ha sido el BBVA, cuyas acciones encabezaron durante toda la sesión del miércoles las pérdidas de la Bolsa española. En concreto, cedió un 5,70%, hasta los 6,12 euros por título.

Pese a esta situación, fuentes del BBVA se apresuraron a explican en Efe que esta bajada “es un reflejo de la incertidumbre que genera el resultado de los comicios”, y han asegurado que serán las decisiones que tome el nuevo presidente y sus acciones políticas las que “en adelante definan el impacto real de la nueva administración”. “La democracia en EEUU tiene importantes mecanismos de control y supervisión, y el discurso inicial de Trump ha sido institucional y ha abogado por un mayor crecimiento económico y buenas relaciones con otros países”, añaden.

No obstante, aunque el dedo señale a Estados Unidos, donde hay que poner el ojo es en el país vecino. Para los analistas consultados por Efe, lo que realmente ha penalizado a BBVA es el temor de que el magnate estadounidense declare una guerra comercial a México, país que lleva varios años como principal motor de las cuentas del banco español.

Y en cuanto a la evolución del peso mexicano, que había perdido más del 7% de su valor respecto al dólar al cierre de los mercados en Europa, desde la entidad tampoco se muestran preocupados, pues la actual depreciación de esta divisa apenas tiene impacto en su capital debido a sus coberturas.

Añaden, además, un porcentaje relevante de los resultados de BBVA Bancomer -su filial mexicana- “está cubierto para este año y el que viene” de acuerdo con la política de coberturas del grupo que preside Francisco González. La entidad obtuvo hasta septiembre un beneficio neto de 1.441 millones de euros en México, el 5,3% menos que un año antes, en tanto que en EEUU ganó 298 millones de euros netos, un 24,4% menos.

Sea como sea, los analistas consultados por Efe se mostraban de acuerdo con la entidad española y aseguraban que ahora se abre una etapa de incertidumbre en cuanto a las decisiones que tomará Trump y en cuanto a si cumplirá sus principales promesas electorales, y la incertidumbre es lo que menos gusta al mercado, por lo que “tendremos que acostumbrarnos a la volatilidad”.