Ha pasado. Lo que parecía un imposible se ha tornado en realidad. Donald Trump será el próximo presidente de Estados Unidos tras vencer a su rival, la demórata Hillary Clinton. De nuevo las encuestas no sirvieron de mucho, y los estadounidenses han decidido que un político sin políticas sea el máximo mandatario del país.

El nuevo presidente Trump ha manifestado que nada más proclamarse oficialmente su victoria ha recibido una llamada de Hillary Clinton felicitándolo. “Nos felicitó por nuestra victoria, y yo la felicité a ella y su familia por esta campaña muy muy dura”, afirmó Trump al comenzar ante sus seguidores el discurso de su victoria en los comicios presidenciales.

Con más de 270 votos electorales y el apoyo definitivo de grandes estados indecisos como Florida, Carolina del Norte, Ohio y Iowa, el empresario inmobiliario que llegó a la política hace apenas quince meses ha vencido a Hillary Clinton y se convertirá en enero en el presidente número 45 de Estados Unidos. Relevará en la Casa Blanca a Barack Obama y estrenará una nueva era de consecuencias impredecibles.

El republicano Donald Trump ha prometido que será un “presidente para todos los estadounidenses” al anunciar su victoria. “A todos los republicanos, demócratas e independientes en esta nación les digo que es momento de que nos reconciliemos como un pueblo unido”, señaló.

Las reacciones del mundo

La victoria de Trump no deja indiferente a nadie. Por eso, desde primera hora de la mañana se están produciendo todo tipo de reacciones. Muy contundente ha sido la ministra de defensa alemana, Ursula von der Leyen, al admitir que ha sentido una “grave conmoción” por la victoria del candidato republicano. “Ha sido una fuerte conmoción ver cómo se estaba desarrollando la elección“.

Von der Leyen aludió asimismo al futuro de las relaciones transatlánticas y más concretamente a la de EEUU con sus socios europeos de la OTAN, y afirmó que Trump, ya como presidente, les preguntará con toda probabilidad cuál será su aportación a la Alianza. “Nosotros también le preguntaremos cuál es su compromiso con la OTAN”, afirmó, para asegurar a continuación que la transición entre la actual administración de Barack Obama y la futura de Trump tiene muchas “incógnitas”.

Por su parte, el nuevo ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis, ha atribuido la victoria de Trump a la personalidad del candidato y ha precisado que “en las luchas electorales se dicen muchas cosas que cuando se está gobernando no se dicen“.

En una entrevista en Onda Cero, Dastis ha señalado que la victoria de Trump en estados donde los republicanos antes no habían ganado, seguramente tenga que ver con su personalidad que es un “elemento novedoso e importante”. Ha reconocido que el magnate ha hecho afirmaciones que han podido “sorprender en un momento u otro”, pero ha recalcado que en otros países también hay candidatos que han puesto el énfasis en que no son políticos profesionales”.

Aunque no todo son caras de preocupacicón. El líder provisional del eurófobo Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, bromeó sobre la posibilidad de que sea representante del republicano Donald Trump, ganador de las elecciones en EEUU, en Bruselas.

¿Me va a ofrecer un trabajo? Espero que lo haga. Él va a necesitar a un adecuado embajador euroescéptico en Bruselas para la Unión Europea. Yo preferiría ese trabajo”, declaró el político británico en unas declaraciones a la radio de Londres LBC. El líder provisional del UKIP, que hizo campaña a favor del “brexit” -la salida del Reino Unido de la UE-, recalcó que ser extranjero no le “descalifica” para el puesto y que lo importante es “tumbar” al bloque europeo, “sin importar cómo lo hagamos”.