El Gobierno recién formado tiene muchos deberes retrasados en materia económica. Uno de los más urgentes es la contención del déficit, para lo que el centro de estudios de BBVA, BBVA Research, considera necesario que se profundice en la senda de las reformas económicas emprendidas por el Ejecutivo de Rajoy en lugar de ponerle parches al sistema.

Que el Ejecutivo no se duerma en los laureles. La salida de la crisis todavía está en el aire. En BBVA Research tienen claro que la impronta que ha dejado el Gobierno del PP en la economía española ha sido positiva pero no aprecian con el mismo cariño algunas de sus últimas medidas fiscales.

El adelanto del cobro del impuesto de Sociedades que aprobó el Gobierno a final de septiembre es un parche para cumplir con el objetivo de déficit, no forma parte de un ambicioso paquete de reformas económicas. Lo sabe el renovado ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y lo interpretan también así en BBVA Research. En alusión a esta medida, el responsable de Análisis Macroeconómico de este departamento de estudios, Rafael Doménech, se ha mostrado más partidario de remodelar todo el marco fiscal que de hacer un retoque.

“Hay margen para hacer un cambio en el sistema tributario, en la estructura fiscal, de manera que sin aumentar sustancialmente la presión fiscal, manteniendo los niveles actuales, podamos tener una fiscalidad mucho más eficiente que estimule tanto la creación de empleo como la inversión por parte de las empresas. En este caso [el del impuesto de Sociedades] lo que ponemos de manifiesto con este ejemplo es que estos cambios que no forman parte de una reforma integral del sistema fiscal pueden terminar generando incertidumbre a largo plazo, y afectar negativamente tanto al empleo como a la inversión”, ha explicado Doménech.

El economista ha defendido que la reforma de los impuestos se aborde “con un enfoque integral”, al igual que el director de BBVA Research, Jorge Sicilia, quien se ha mostrado partidario de “que las medidas no sean cachitos que están aparte sino un todo”.

“La política fiscal, como tantas otras políticas, son herramientas de política económica que teinen que verse en conjunto y como un todo. Cuando nosotros hablamos de cambios en la política fiscal no estamos hablando de cómo corregir un problema de 5 décimas, sino de plantearnos como sociedad cuáles son los objetivos que tiene la economía española”, ha señalado Jorge Sicilia.

El fiscal no es el único ámbito que requiere una reforma en profundidad. El empleo también necesita un cambio dirigido a “reducir la temporalidad y hacer un mercado laboral más equitativo y eficiente”, según Rafael Doménech. Además, Doménech ha abogado por una “reforma integral” del sistema público de pensiones, que no contemple únicamente las cotizaciones sociales como fuente de ingresos.

Por ahora, las reformas económicas del Gobierno han favorecido una recuperación económica que difiere de la que se vivió tras la crisis de los años 90’, cuando la mitad de la inversión de la reactivación española se dedicó a la construcción. En la actualidad, ha indicado Doménech, los esfuerzos de las empresas se están enfocando más a la compra de maquinaria y bienes industriales.

Foto: Efe