El mercado de las telecomunicaciones se encuentra revolucionado. La llegada de MásMóvil ha hecho que cada uno quiera resituar posiciones. La de Telefónica es clara. Nadie va a discutirle su primer lugar. El recién llegado amarillo ha dicho que se queda con la cuarta plaza. De este modo, Vodafone y Orange son quienes pelean por hacer oposición al incumbente.

Hace unas semanas, el consejero delegado del operador naranja, Laurent Paillassot, manifestó públicamente que su objetivo es convertirse en la alternativa a Telefónica. Los números vienen a darle la razón, pero más de forma cuantitativa que cualitativa. Las curvas numéricas de la filial francesa están en alza. Más clientes, más ingresos… pero de momento eso no parece ser suficiente para ganar más dinero que Vodafone, al menos en volumen de facturación.

Según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), los ingresos totales de Vodafone en el primer trimestre de 2016 todavía estarían por encima de los de Orange, concretamente en unos 200 millones de euros.

ingresos-totales

Fuente | CNMC

No obstante, la pelea tiene diversos frentes abiertos, tanto en la telefonía móvil, como en la banda ancha fija. Cada uno está centrando objetivos de manera distinta. También destaca la ventaja que tiene Vodafone en el mercado mayorista, donde Orange ya ha dicho que se va a centrar próximamente, sabiendo que es un buen sitio por el que empezar a recortar la distancia.

La pelea, palmo a palmo

En esa mencionada comparecencia pública del CEO de Orange, se hizo especial hincapié en la estrategia de los naranjas para atraer compañías que quieran utilizar su red. Si los planes le salen bien, y a expensas de lo que haga la asturiana Telecable con su negocio de OMV, parece que las cifras que muestran el siguiente gráfico pueden dar la vuelta en la comparación anual el año que viene.

ingresos-mayristas

Fuente | CNMC

Otro de los puntos donde Orange tendrá que ganar terreno a Vodafone es, precisamente, en el que tiene mayor camino que andar. Por un lado están los servicios de telefonía móvil, en los que -paradójicamente- está por encima en número de clientes e ingresos en banda ancha móvil, pero en el total de ingresos, cede terreno ante los rojos.

ingresos-telefonia-movil

Fuente | CNMC

La otra tarea pendiente de Orange tiene que ver con la televisión. Vodafone ha sabido jugar mejor esta carta y, según los datos de la CNMC, los ingresos con respecto a su rival son bastante importantes.

ingresos-television

Fuente | CNMC

¿Dónde están las claves?

Tanto Vodafone como Orange quieren ser la oposición de Telefónica. Rojos y naranjas enfrente de azules. Todo muy político, como en los últimos meses.

El operador de origen francés se ha apresurado a decir que aspiran a ello. Donde tienen que mejorar, lo saben. Actualmente siguen teniendo altas netas de clientes son sus tres filiales: Simyo, Amena y Jazztel. Sobre todo la última, que está atacando el segmento fijo y móvil con precios muy agresivos. Aunque ese es el problema. Muchos clientes de baja factura.

Pero el gran vuelco lo puede dar, como parece que lo hará, gracias a sus contratos mayoristas, en concreto el que ha firmado con MásMóvil. Así, llegarán tres por el precio de uno. Yoigo y Pepephone pasarán por caja y, de esta forma, Orange tendrá a su favor todas las variables para decir que ha pasado a Vodafone y es la alternativa de Telefónica.

Imagen | ‘The Typical Indian