El negocio mayorista en el sector telecos está en auge. Alquilar las redes a terceros para que éstos ofrezcan sus servicios es muy rentable. Por eso, había expectación por saber qué haría la cablera Telecable. Finalmente ha decidido irse con Telefónica.

En concreto, la firma británica Zegona ha anunciado que ha conseguido para su filial con sede en Asturias un acuerdo a largo plazo con el operador azul que permitirá a la asturiana acceder a su red de tecnología móvil, incluidos los servicios de 4G.

En un comunicado, el fondo precisa que el nuevo acuerdo con Telefónica sustituye al existente con Vodafone, y posibilitará a Telecable el acceso a las últimas tecnologías móviles “en términos muy atractivos”.

También permitirá a la empresa asturiana, que compró en agosto de 2015 con el objetivo de mejorar su rendimiento para eventualmente venderla, ofrecer “mejores servicios de datos móviles a sus clientes”. El acuerdo “crea una asociación a largo plazo entre Telecable y Telefónica, y su innovadora estructura asegura que Telecable podrá ofrecer a sus clientes mejoras del servicio a medida que crece la demanda por datos móviles”, explica Zegona.

Telecable espera trasladar a todos sus clientes al nuevo sistema durante los primeros seis meses de 2017. El mayor acceso a servicios de móvil es una parte fundamental de la estrategia de Zegona para mejorar la rentabilidad y la capacidad operativa de Telecable, de la que ha asegurado que no tiene intención de desprenderse en el futuro inmediato.

El acuerdo con el incumbente permitirá a la asturiana crecer en el sector de móviles “y mejorar la oferta a sus clientes protegiendo los márgenes”, apunta el fondo británico, fundado el año pasado por los exdirectivos de Virgin Media Eamonn O’Hare y Robert Samuelson.

Orange se queda con un contrato menos

Hace unos días, SABEMOS publicó que Telecable era una de las “peras en dulce” del mercado español que iba a cambiar de mayorista. Todo hacía indicar que sería Telefónica quien se quedaría con el contrato, como ha sido finalmente.

Esto supone para Orange la pérdida de un cliente importante en su estrategia por conquistar al mayor número posible de compañías para ofrecer sus redes en alquiler. Así pues, tras la gran llegada de MásMóvil, no quedan grandes contratos en el mercado que poder firmar, una vez haya sumado también el de la cablera regional Euskaltel y R Cable.

Por el contrario, en Telefónica deben estar de enhorabuena con esta firma, debido a la reciente pérdida de Yoigo como cliente mayorista. Esto refuerza a los azules en este segmento de negocio que estaba escapando en bandada a las infraestructuras de Orange.