Estamos muy cerca de conocer quién será el próximo presidente de Estados Unidos durante los siguientes cuatro años. La verdad es que no está nada claro qué va a pasar y, si por algo se está caracterizando esta campaña, es por la lluvia de alusiones e improperios lanzados entre los candidatos en las dos direcciones.

La carrera a la Casa Blanca está pareciendo una montaña rusa ya que cada vez que un candidato empieza a repuntar sobre su adversario, se filtran nuevas grabaciones o nuevos correos ilícitos que hacen equilibrar la balanza a favor de aquél que iba en la cola.

Ciertamente esta igualdad que estamos viviendo en esta recta final cada vez me recuerda más a los días vividos antes del referéndum en el Reino Unido, que al final acabó con un apoyo a favor del Brexit. En ese momento también estaba todo muy igualado, pues había días que parecía que iba a ganar el sí y otros que iba a ganar el no, de hecho, el día anterior todo apuntaba a que ganaría el no al Brexit y al final resultó todo lo contrario, con lo que eso supuso.

Lo más importante de todo es que ese día de la marmota probablemente podamos aprovecharlo a nuestro favor, aunque quizás en menor medida. Si bien es verdad que la mañana posterior al conocerse el sí al Brexit, el gap bajista con el que abrieron las bolsas fue prácticamente histórico, pero no nos engañemos, porque fue la mejor oportunidad del año para comprar.

Todo parece apuntar a que quizás podríamos ver los precios en niveles parecidos a los del Brexit y salvando las diferencias, la principal conclusión que podríamos sacar es que hay que estar preparados para que en caso de que así sea, poder aprovecharlo sin ninguna duda.

Daniel García, analista de XTB