El PP volvería a ganar las elecciones con un 34,5% de los votos según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), dos puntos más que en la anterior encuesta, mientras que el PSOE se desploma y pierde más de seis puntos y es superado por Unidos Podemos y sus confluencias.

El trabajo de campo de la encuesta, elaborada entre el 1 y el 10 de octubre, coincidió con la crisis en el PSOE y la dimisión de Pedro Sánchez. Ante este escenario, deja a los socialistas con un 17% en estimación de voto frente al 23,1% de la encuesta de julio, mientras que Unidos Podemos junto a sus confluencias sumarían un 21,8% de los sufragios.

Esta situación deja a Mariano Rajoy ante el mejor escenario posible al inicio de su legislatura. El mensaje de que, ante nuevas elecciones, ganaría con más contundencia que la última vez es un jarro de agua fría para socialistas y morados. Por el momento nada invita a pensar que la situación cambie, por lo que Rajoy siempre puede mostrar esta encuesta del CIS como amenaza ante cualquier revuelta de la oposición en el Congreso de los Diputados.

En cuanto al resto de formaciones, Ciudadanos ganaría ocho décimas, hasta el 12,8% de los votos y ERC, el quinto grupo parlamentario del Congreso, también mejoraría una décima su estimación de voto hasta el 3,0%.

El PDECat -la antigua CDC- mantiene sus expectativas electorales, con un 1,7%, mientras que el PNV, subiría levemente hasta el 1,3%. EH-Bildu apenas sube una décima y conseguiría un 0,9% de los sufragios, según el CIS, y CC mejoraría sus resultados, pasando del 0,1% que le daba la encuesta de julio, a un 0,5 en octubre.

Mal, la política mal

Otro de los datos que revela la encuesta es que una abrumadora mayoría de los españoles, el 88,1%, percibe la situación política como “mala” o “muy mala”, teniendo en cuenta que la preocupación por la falta de Gobierno seguía al alza en la estadística de problemas.

El muestreo del CIS, elaborado con 2.491 entrevistas personales, revela que en la relación de problemas más importantes para los ciudadanos la ausencia de Gobierno subía del 11,6% al 13,9%, y volvía a ocupar el quinto lugar de la relación.

El paro se sitúa de nuevo en cabeza de la lista, con un 71,3%, seguido de “la corrupción y el fraude” (37,6%), de los “políticos, los partidos y la política” (29,5%) y de los problemas económicos (24,2%).

A una percepción pesimista de los ciudadanos sobre la vida política se suma también una visión negativa respecto al futuro, ya que el 28% declara que en un año irá a peor (el 25,1% pensaba así en el barómetro de septiembre) y el 58% piensa que en el último año se ha deteriorado.