El Ayuntamiento de París ha presentado este miércoles un plan con 59 medidas para revitalizar el turismo en la ciudad. Este plan incluye la construcción de un gran centro de bienvenida en la base de la Torre Eiffel o la creación de una Ciudad Gastronómica en el mercado de alimentos más grande del mundo, el de Rungis, situado a las afueras de la capital francesa; además del desarrollo y promoción de algunos barrios emergentes.

Esta iniciativa también ha tenido en cuenta París como destino de compras, proponiendo en este apartado la mejora de calles como los Campos Elíseos y la limpieza del área de Grand Boulevards, donde se encuentran los grandes almacenes Printemps y Galeries Lafayette; otras medidas son la creación de una etiqueta “hecho en París” y la organización de tours por talleres de artesanales.

El objetivo de este plan a seis años (2017-2022) es el relanzamiento del destino París que, tras los atentados de noviembre de 2015, ha visto un descenso en sus cifras de visitantes, si bien este plan llevaba gestándose desde antes de los mismos. El responsable de turismo del Ayuntamiento, Jean-François Martins, indicó que el plan estratégico persigue un ascenso del 2% anual en las cifras de visitantes, puntualizando, además, que pretenden un crecimiento armonioso para evitar una situación como la de Barcelona, “donde los ciudadanos se manifiestan contra el turismo”.

De enero a octubre de este año, los visitantes a la capital francesa han caído en un 11% y las autoridades prevén terminar el año con entre 23 y 24 millones de turistas, lo que significaría un significativo descenso con respecto a los 26 millones de 2015. Martins también anticipó tiempos difíciles para el turismo, “las cosas llevan su tiempo, no hay varitas mágicas”.

Aun con esta perspectiva más que realista por parte del Ayuntamiento, la ciudad espera aumentar en 12.000 habitaciones su portofolio para el año 2020 (en la actualidad cuenta con 115.984). En 2018 está prevista la inauguración del Paris Convention Center, con una capacidad de 30.000 personas y con el que se persigue aumentar el turismo de negocios, que en la actualidad supone el 40% del total de la ciudad.

Por supuesto, no se olvidan de la seguridad y para ello ya se han desplegado 6.000 soldados, según lo estipulado en Vigipirate, el sistema nacional de alerta francés. Además, una brigada con 800 nuevos agentes vela por el comportamiento cívico de los ciudadanos.

El plan será presentado oficialmente en el Ayuntamiento el día 7 de noviembre.