Las principales entidades españolas prevén movimientos en sus balances para optimizar sus reservas anticíclicas de capital, esas que evalúan los test de estrés. Algunas necesitan consignar menos recursos para destinarlos a ganar dinero, mientras que otras ya descuentan que van a tener que retocar sus cuentas para adaptarse a los nuevos requerimientos de capital.

Los colchones de capital que los bancos han de tener para protegerse ante graves crisis financieras son un rayo que no cesa. Cuando el sector asimila los requisitos de una circular tiene que comenzar a prepararse para la siguiente.

El año que viene podría haber cambios en la regulación de los requerimientos de capital, una reforma regulatoria que se ha denominado ‘Basilea IV’, aunque en este caso se trate de un ajuste de Basilea III y no un rediseño radical del marco. El propio consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, explicó que el sistema regulatorio no está en cuestión, tan sólo algunos puntos del esquema de capital.

No hay un debate sobre el capital en términos de solvencia. Hay un debate sobre los potenciales requerimientos de capital si lo que se ha dado en denominar Basilea IV (…) pudiera producir un impacto en el mes de enero”, indicó.

Según Álvarez, existe “una cierta incertidumbre sobre cómo se va a cerrar la regulación”, lo que a la postre podría obligar a la banca a revisar sus colchones de capital. Como explicó el consejero delegado de la entidad capitaneada por Ana Botín, Basilea III se va a remozar para homogeneizar los criterios con los cuales los bancos analizan sus activos; existen áreas en las que se da algo más de independencia para calificarlos y algunas entidades deciden no ponderar como riesgo lo que otras sí computan.

Algunos ya tienen claro que van a tener que cambiar sus colchones de capital. Es el caso de Bankia.

Tenemos que darle una vuelta a nuestra política de capital. Lo haremos a lo largo del año que viene”, anunció el consejero delegado de Bankia, José Sevilla. Para Sevilla era fundamental que para replantearse su estrategia de capital se produjera un entorno regulatorio estable, que se supone que llegará cuando el año que viene se asienten por fin los cambios que se avecinan. “Espero que esta metodología sea más clara y dé más certidumbre. Y que ese entorno nos permita hacer una planificación de capital más adecuada”, subrayó.

La reforma del marco regulatorio es clave para ajustar las estrategias de los bancos, como resaltó el consejero delegado de Bankia. Y es que tal y como sugirió el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, se supone que si aumentan las provisiones habrá menos rendimiento del capital y, por lo tanto, menos rentabilidad. Problemas para la banca.

Pero eso no es todo, dado que “también hay un cambio importante de normativa contable que es el IFRS 9”, adelantó Carlos Torres. “Cuando se aplique en 2018 podría suponer un incremento en las provisiones por el cambio de definición contable sobre qué hay que provisionar y qué no”, añadió.

Banco seguros de sí mismos

Pese a que el futuro pueda depararles a a las entidades españolas un panorama menos atractivo, con más requerimientos de capital, todos coinciden en defender la solidez de sus balances.

Desde Bankia, la entidad que tiene más claro que hay que ‘darle una vuelta’ a su política de capital, creen que su solvencia está más que asegurada. José Sevilla calificó de “muy cómodos” sus niveles de capital, al tiempo que recordó que generan 35 puntos básicos de capital cada trimestre y que sus resultados en los test de estrés están por encima de la media de España y de Europa.

Igual de confiado se mostró José Antonio Álvarez: “Somos el banco que mejor se comporta de lejos en situaciones de stress”, dijo el consejero delegado del Banco Santander.

Por su parte, Carlos Torres aportó varios datos para sostener que la entidad presidida por Francisco González es robusta. “Tenemos un capital de calidad y eso nos sitúa bien ante los cambios regulatorios que pudieran venir como Basilea IV e IFRS 9. Con el diálogo que llevamos con el BCE [Banco Central Europeo] estamos muy tranquilos con respecto a los requerimientos que nos puedan hacer”, zanjó el consejero delegado de BBVA.

Va a haber un ‘plan renove’ pero todos creen que están preparados para los cambios.

Foto: Efe