El pintor abulense Florencio Galindo (Adanero -Ávila-, 1947), considerado uno de los más destacados representantes de la segunda generación del denominado nuevo realismo español y una de las principales voces artísticas de la provincia de Ávila, ha fallecido a los 69 años.

Florencio Galindo de la Vara nació en la localidad abulense de Adanero en el año 1947. Cursó sus primeros estudios en la ciudad de Ávila hasta su ingreso en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando en Madrid.

Galindo destacó siempre por el desarrollo de una obra basada en la preocupación por la naturaleza, que reflejaba constantemente en sus lienzos. Entre sus obras más conocidas están las pinturas que presiden el Auditorio de la Fundación Caja de Ávila, en el pasaje de la calle Reyes Católicos.

9817910785_3614aa3bc4_k

El artista era miembro de número de la Sección de Arte de la Institución Gran Duque de Alba (IGDA) y, además de ser uno de los miembros más destacados de la segunda generación del realismo español, fue miembro del Consejo General de la IGDA y coordinador de la Sección de Artes Plásticas, que posteriormente se integraría en la Sección de Arte, según la Diputación de Ávila.

Gran colaborador de la institución provincial y alma mater de la Bienal de Pintura ‘Institución Gran Duque de Alba'”, Galindo obtuvo el Premio Nacional de Dibujo Pancho Cossío (1973), el Nacional de Pintura Blanco y Negro (1974) y el Premio de Pintura de Bellas Artes (1976), así como la Medalla de Honor BMW (1986) o el L’Oréal (1988).

9817894193_0231714dec_k

Doctor en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid y profesor titular en esta facultad, Florencio Galindo expuso individual y colectivamente en Madrid; París; Alejandría; Nueva York; Helsinki; Barcelona; Valencia; Montreal; Belgrado; Quito; Lisboa; Sao Paulo o Valladolid, entre otros muchos lugares.

Su obra puede verse en museos como el de Arte Contemporáneo de Madrid, Bellas Arte de Vitoria, Arte Moderno de Belgrado o la Colección Manhattan Bank, de Nueva York.

9817805434_0f03501114_k

Actualmente era uno de los comisarios de la exposición “La poética de la libertad”, que puede visitarse hasta noviembre en la catedral de Cuenca y se compone de tres exposiciones enmarcadas en el IV Centenario de la Muerte de Miguel de Cervantes.

Además, una de sus obras, “Paloma” (2016), puede verse en la Colegiata de Santa María la Mayor de Toro (Zamora), dentro el capítulo II que, con el título de “Preparando caminos”, forma parte de “Aqva”, la exposición de Las Edades del Hombre.

Fotos: Iglesia en Valladolid en Flickr