El ladrillo da señales de haberse vuelto loco. La construcción vuelve a ser un sector prometedor, ante la necesidad de obra nueva para el mercado después de tantos años desde el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en 2008. De hecho, la vivienda nueva está subiendo de precio aun ritmo mayor que la usada.

Las llamadas a la reactivación del sector constructor han sido constantes en lo que va de año. La escasez de vivienda nueva amenaza con destruir el stock en unos pocos meses en algunas de las principales ciudades. Ante la débil recuperación de la promoción de vivienda nueva, la reina de las ventas sigue siendo la vivienda usada.

Es lo que pone de manifiesto, entre otros estudios, el último informe de BBVA Research sobre el ladrillo español.

“La venta de viviendas de segunda mano muestra un mayor dinamismo. Los datos del primer semestre del Ministerio de Fomento muestran cómo la venta de viviendas nuevas cayó el 5,7% al tiempo que la de viviendas de segunda mano creció algo más del 21% interanual”, indica el departamento de estudios del banco en un estudio sobre el sector inmobiliario español.

En su opinión, este fenómeno es consecuencia directa de la escasez de nuevas promociones. Como salen a la venta pocos pisos nuevos, los consumidores acaban recurriendo a las propiedades de segunda mano. Son más abundantes, más variadas y más baratas.

“Según los datos del INE, entre enero y junio el precio de la vivienda usada creció cada trimestre a un promedio interanual del 4,8%; a su vez, la vivienda nueva lo hizo al 7,3%. Tras esta diferencia se encuentra, a buen seguro, la cada vez más escasa oferta de viviendas de obra nueva, que podría estar empujando los precios al alza”, concluye el estudio de BBVA Research.

El mercado está mandando un mensaje muy claro: como hay mucha demanda de vivienda nueva y hay poca oferta disponible, las unidades que están en el mercado las pueden vender los promotores a un precio mayor. Se trata de un recalentamiento de los precios por escasez de oferta, un fenómeno sobre el cual los expertos ya alertaron a comienzos de año.

La oferta ya se ha dado cuenta de que la demanda quiere más. Por eso los visados para construcción de vivienda nueva concedidos por Fomento creció un 36,9% en el primer semestre del año, en comparación con el mismo periodo de 2015. “La previsión apunta a que este año y el próximo la firma de visados cerrará con un crecimiento anual del entorno del 40% y 25%, respectivamente”, precisa BBVA Research..

Más vivienda a punto de llegar

De las cifras de Fomento se deduce que va a llegar nueva vivienda al mercado inmobiliario. Es una tendencia que están confirmando las empresas tasadoras de propiedades de real estate.

Según la Asociación Española de Análisis de Valor (AEV), durante el primer semestre del año se completó la tasación de 5.373 propiedades, un 53% más que en el mismo periodo de 2015. Pero el aumento de la popularidad de la vivienda nueva no es sólo cuantitativo sino también cualitativo: el valor de las tasaciones alcanzó los 4.277 millones de euros, un 51% más.

La oferta ha acudido a la lumbre del mercado recalentado.

Foto: Flickr – BY-YOUR