Siempre aparece un pequeño granito en el lugar menos oportuno. La primera reacción, como la de 8 de cada 10 españoles, es buscar en internet. Y, por norma general, en los primeros resultados de búsqueda aparece el foro de Yahoo! Respuestas. Si alguien hace caso a lo escrito en ese foro… puede darse por muerto, o posiblemente tenga una enfermedad (más que) rara.

La situación no dejaría de ser cómica si no fuera porque internet se ha convertido en la fuente de información sobre temas de salud para muchas personas. En concreto, el 85% de la población sólo busca información sobre salud en internet, según un estudio de Ontsi para el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Ante esta situación, es hora de que los profesionales de la salud den un paso al frente. Además, siempre puede ser un gran negocio la exposición en la red como un profesional en materia sanitaria. Aunque el camino por recorrer es, por ahora, muy grande.

Muchos profesionales de la salud no tienen en estos momentos una imagen trabajada, prácticamente no existen para los pacientes digitales. La reputación online es un concepto todavía nuevo para muchos especialistas médicos que tienen una excelente imagen en el mundo real pero que no han sido capaces de plasmarlo en la red.

¿Hay negocio en internet para los profesionales?

Al margen de bromas como Yahoo! Respuestas, donde se ofrecen soluciones disparatas a preguntas poco concretas, lo cierto es que sí existe un amplio abanico de posibilidades para que los profesionales de la salud pueden encontrar un hueco, y eso a su vez facilite el acceso tanto a la infomación sanitaria como los propios tratamientos.

La web especializada Topdoctors.es ha reunido la opinión de tres expertos, la Dra. Natalia Ribé, directora del ‘Institut Dra. Natalia Ribé’; el Dr. Manuel Villanueva, director médico del Instituto Avanfi; y el Dr. Federico Hernández Alfaro, cirujano maxilofacial del Centro Médico Teknon, para ofrecer algunos ejemplos de cómo la medicina puede (y debe) adaptarse a los nuevos entornos digitales para su difusión.

En primer lugar, y para apartar a esa gente con opinión irrelevante, hay que tener visibilidad online, esto será garantía de calidad y profesionalidad. Es decir, el paciente busca y compara en internet. Una mala imagen derivada de una web desactualizada o con fotografías de baja calidad puede llevar al paciente a decidirse por otro doctor. Los usuarios buscan el currículum de los especialistas, su experiencia profesional, sus fotografías y las de la consulta, así como información que avale sus éxitos en las patologías que trata.

Otro aspecto fundamental para generar esa posición digital será la generación de contenidos. La información médica copa las listas de búsquedas en internet. El paciente quiere respuestas y soluciones, y para ello lee, analiza y busca opciones. Que un determinado médico resuelva sus dudas, no sólo le ayuda en un momento concreto, sino que aumenta su confianza en él y les fideliza.

Y claro, estamos en internet. Hay que tener accesibilidad las 24 horas. Esto supone complementar las llamadas telefónicas a consulta con un sistema de reservas online que permita al paciente pedir cita, cambiar su hora o cancelarla en cualquier momento del día, es un ‘must’ actualmente. Se trata de una opción que repercute directamente en calidad del servicio de atención al cliente y su satisfacción. De hecho, los datos indican que un sistema de cita online podría aumentar entre un 28% y un 43% las citas médicas de los doctores.

También habrá que tener una interactuación digital con el paciente. La comunicación médico-paciente ha adquirido una especial relevancia a todos los niveles, en tanto que el paciente busca la calidad de experiencia médica global frente a los tradicionales 10 minutos de consulta presencial. La velocidad que internet imprime a las comunicaciones, hace que el paciente exija inmediatez de respuestas y un ‘plus’ en su atención médica.

Por último, entre los consejos que ofrecen los expertos, está el seguimiento online del paciente tras las consultas. Y es que las nuevas tecnologías también ofrecen la posibilidad de optimizar el seguimiento y control del paciente. Ellos agradecen que su clínica les recuerde periódicamente a través de email, sms o WhatsApp, que su cita médica está próxima.

Dado el actual comportamiento de los pacientes, los médicos están ya obligados a cumplir los requisitos 3.0. Es un hecho que una presencia online por parte del médico, incrementa la confianza del paciente, así como su fidelización, y las visitas a la consulta. Además, todo esto puede evitar que las decisiones médicas se tomen sin ir al médico.