Telefónica tuvo un beneficio neto de 2.225 millones de euros en los primeros nueve meses del año, un 22% menos que en el mismo periodo de 2015 por el impacto de las divisas, con una significativa mejora, del 38,5%, en el tercer trimestre del año.

La cifra de negocios entre enero y septiembre ascendió a 38.315 millones de euros, un 6,7% menos que en el mismo periodo del año anterior, aunque en términos orgánicos (a tipo de cambio constante y sin cambios en perímetro) subió un 0,8%, ha informado la multinacional a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resultado bruto de explotación (oibda) cayó hasta septiembre un 4,6% hasta 11.931 millones de euros, aunque en términos orgánicos registró una subida del 3,1%.

La compañía ha impulsado su generación de caja, que se elevó el 92% hasta los 2.315 millones de euros entre enero y septiembre, con una tendencia creciente que permitirá superar los 4.000 millones a cierre del año.

En los primeros resultados presentados tras la suspensión de la salida de Bolsa de Telxius, su filial de infraestructuras, operación con la que pretendía reducir apalancamiento, la deuda de la multinacional se redujo en 2.584 millones de euros en el trimestre para situarse en 49.984 millones de euros.

En este contexto, la compañía ha decidido rebajar los dividendos para 2016 y 2017 con el objetivo de reducir su endeudamiento por vía orgánica, de forma que este año se pagarán 0,55 euros por acción y en 2017 se abonarán 0,40 euros, frente a los 0,75 euros por título previstos.

Por regiones, en los nueve primeros meses del año Telefónica España supuso el 24,8% de los ingresos consolidados, seguido de Telefónica Hispanoamérica, el 23,9%; Telefónica Brasil, el 21%; Telefónica Alemania, el 14,5%, y Telefónica Reino Unido, el 13,4%.

Telefónica ha destacado que sus principales mercados reportaron cifras y tendencias sólidas. La cifra de negocios, no obstante, se redujo en los primeros meses del año en todos los mercados, salvo en España, donde creció un 3,4 %: en Alemania cayó un 4,5 %; en el Reino Unido, un 11,8 %; en Brasil, un 5,1 %, y en Hispanoamérica, un 15,1 %.

En cuanto a la evolución de la base de clientes, hasta septiembre la cifra alcanzó los 349,4 millones. Las inversiones en los nueve primeros meses totalizaron 6.016 millones de euros, incluyendo 341 millones de euros por la adquisición de espectro y está fundamentalmente enfocado al despliegue de redes ultra-rápidas.

La compañía dispone de una infraestructura que incluye 33,7 millones de unidades inmobiliarias pasadas con fibra y una cobertura 4G que supera el 58% de media (86% en Europa).