La carrera por desplegar fibra suma un nuevo invitado con un modelo diferente. Se trata de HolaFibra, autodenominada primera franquicia multiservicio de fibra, fijo, móvil y TV (con fútbol incluido) en España.

La empresa nace con el objetivo de dar servicio de fibra a aquellas poblaciones donde la oferta de otros operadores es limitada. Según sus cálculos, en torno al 75% de los núcleos medianos y pequeños de población no cuenta con una adecuada infraestructura de fibra o carecen de ella. De este modo, HolaFibra prevé desplegar esta tecnología en todo el territorio nacional y abrir tiendas en 120 emplazamientos a lo largo de 2017.

Esa cifra supondría un despliegue mínimo de 600.000 hogares pasados por fibra. Según asegura a SABEMOS la directora ejecutiva de HolaFibra, María Salas, el despliegue mínimo que se haría en cada localidad sería de 5.000 hogares. De ahí el cálculo con respecto a los emplazamientos que tienen previstos para el próximo año.

Sobre el modelo de franquiciado y los costes, se distribuirían de la siguiente manera: habría un pago inicial a la empresa de 29.000 euros en concepto de canon de entrada, que sirve para las licencias y la puesta en marcha del proyecto, así como el desarrollo de la imagen corporativa. También hay que sumar un depósito de 30.000 euros que garantiza los primeros despliegues. Asimismo, el franquiciado puede contar con la ayuda de financiación de Banco Sabadell que se involucra de esa forma.

En cuanto al retorno para el franquiciado, según explica María Salas, se sitúa sobre los 800.000 euros brutos en un plazo de 5 años siempre que se hayan desplegado 5.000 hogares y se registre un 60% de ventas sobre dicho despliegue.

Un negocio sobre seguro

Desde la compañía insisten en que se trata de un negocio con una gran inversión inicial pero que, debido a su apuesta por zonas donde no han llegado los grandes operadores a desplegar fibra, al final será rentable.

En cuanto a la gestión de las redes, contarán con tres proveedores: Huawei, ZTE y Cisco. Dichas redes quedarán en propiedad de HolaFibra que, además, asume un gran riesgo puesto que el despliegue mínimo de esos 5.000 hogares tiene un coste de unos 250.000 euros que ellos sufragan de forma inicial en gran medida.

No obstante, asegura María Salas, quieren correr los mínimos riesgos.  “Nosotros hacemos una preventa del servicio en la zona antes de cablear. De esta manera garantizamos el éxito de la zona, siempre teniendo en cuenta que no haya ninguna oferta de fibra de otra compañía”. De este modo consiguen que la inversión tenga un control total.

Además, tiene claro que “el primero que llegue a cada sitio será el que se quede con los clientes”. Y no solo eso. Juegan con otra baza. Aseguran que también pueden ser mayoristas de los grandes operadores si estos no quieren desplegar fibra en localidades donde haya llegado antes HolaFibra.

Despliegue y actuación

Una vez que el franquiciado da el paso, la operativa empieza con despliegues de 1.000 en 1.000 hogares. Aunque ya haya una preventa sobre el total, se hace de esta manera para garantizar la viabilidad del proyecto.

Esa rentabilidad la sitúa María Salas sobre un mínimo del 40% de ventas en el total de fibra desplegada. Aunque advierte de que siempre será mayor, debido al estudio previo que habrán hecho sobre las zonas y que garanticen un buen número de altas. No cree que sean objetivos desmesurados. La clave está en situar las franquicias en lugares sin competencia.

Desde HolaFibra no van a condicionar a nadie, de ahí que se pueda abrir una franquicia en cualquier punto de España. Pero siempre aconsejarán al cliente para que obtenga un mayor rendimiento.

Su red móvil y la competencia

HolaFibra incluye dentro de sus servicios el móvil. Así pues, necesita un acceso mayorista para prestar dichos servicios sobre una red. En este caso la suministra Ion Mobile, que pertenece a Aire Networks, compañía que habitualmente ofrece acceso a los cableros regionales.

Por lo que respecta a la competencia que se encontrará, sobre todo con MásMóvil que ya ha manifestado que será muy beligerante en estas zonas, María Salas aclara que ellos intentarán hacer ver al franquiciado que una localidad con otro operador no es tan buena como una zona donde no haya nadie.

Añade que tienen oferta de fútbol en televisión y eso les otorga un elemento diferenciador, pero que será mejor ir a otro tipo de zonas menor (o ninguna) competencia. Ese es el modelo.