En esta época del año comenzamos a ser testigos de los que he dado en llamar el florecimiento de la tendencia, se trata de un fenómeno similar a lo que ocurre todos los años en el Valle del Jerte con los cerezos, pero menos colorido y bonito. Los blogs y revistas de moda, cocina, belleza, etc. nos dan pistas de la ropa que tendremos que meter en nuestros armarios, los platos a cocinar en nuestras cocinas y los colores con los que maquillar nuestros rostros. El florecimiento de la tendencia es muy útil, solo necesitamos considerar qué catastróficas consecuencias tendría llegar al día 1 de enero de 2017 llevando algo que quedó obsoleto el 31 de diciembre de 2016.

Por supuesto, el mundo del marketing digital no queda exento de este curioso suceso anual y los gurús de la mercadotecnia como Jeff Bullas o Joe Pulizzi ya han hablado al respecto de lo que necesitamos hacer en 2017 para promocionar nuestros productos y destinos turísticos en la red.

Para el marketing social, seguiremos las enseñanzas del mencionado Jeff Bullas, cuya primera recomendación es utilizar el vídeo en streaming, para ello contamos con herramientas como Facebook Live, Periscope o Snapchat, entre otras. Los vídeos en directo están cambiando la forma en la que nos comunicamos con el potencial consumidor y con el cliente; y según Bullas, son una nueva forma de crear confianza y credibilidad para nuestra marca con un contenido único y sin filtros.

Su siguiente consejo es la implementación de chatbots (bots de chat inteligentes) en nuestra web. Los chatbots se han convertido en algo imprescindible a la hora de mejorar la experiencia del cliente, ofrecen un mejor servicio y más interacción entre empresa y consumidor. A la hora de realizar una consulta o queja, nuestro cliente espera una pronta respuesta y el chatbot es capaz, en la mayor parte de los casos, de ofrecer una solución de manera rápida y eficiente, sin necesidad de agentes humano. Eso sí, necesitamos cuidar la inteligencia de nuestro bot, no nos pase como a la famosa Irene de Renfe en sus inicios, que le preguntabas algo y salía por peteneras.

Es importante también la consolidación de nuestras actuales redes sociales y prestar atención a las emergentes ya que se trata de un sector en continua evolución. No nos conformemos con Twitter y Facebook, necesitamos conocer al momento las nuevas tendencias en redes sociales para no dejar pasar la oportunidad de utilizarlas en la comercialización de nuestros productos reinventando nuestras tácticas cuando sea necesario.

Según este gurú australiano, también la personalización es prioritaria. El público es cada vez más reacio a la publicidad masiva, son necesarios contenidos interesantes y personalizables. La automatización del marketing digital nos proporciona datos y herramientas que facilitarán que enviemos el mejor contenido en el momento justo al cliente correcto.

Por otra parte, lo anterior pone de relieve la necesidad de la automatización de nuestras herramientas de marketing, ya que la actual relevancia de lo digital, lo multimedia y lo social han convertido la comercialización en algo bastante complicado. El uso de softwares como Marketo o Hubspot, pueden hacernos la vida más sencilla. Son herramientas de inbound marketing y ventas, muy intuitivas y fáciles de utilizar.

Bullas también aboga por el uso de social influencers a la hora de planificar nuestras campañas. Éstos cuentan con la audiencia necesaria para hacer llegar el mensaje, ofrecen un contenido auténtico y tienen la confianza de sus seguidores (en ocasiones, millones de ellos), así que ¿por qué no contratarlos? Solo necesitamos elegir al correcto.

Estas son solo algunas de las recomendaciones de Bullas, desconozco en qué acierta o en qué yerra. No es un adivino, es solo un señor que sabe mucho de marketing digital. A ninguna empresa, sea del sector turístico o de cualquier otro sector, le vendrá mal seguir estas directrices básicas a la hora de gestionar sus redes sociales y el marketing digital en su conjunto; más si consideramos que vivimos 24 horas conectados a internet. Lo digital ha cambiado la forma en que nos comunicamos con nuestro entorno y no es posible seguir cerrando los ojos a la necesidad de contar con una estrategia de marketing online para la promoción de nuestras marcas. Hagamos caso a los sabios, aunque ya no sean ancianos con largas barbas.