Por: Diego Bayón (@Diego_Bayon)

Han pasado diez meses desde el primer “no es no” de Pedro Sánchez, hasta la decisión del partido de abstenerse, adoptada ayer por el Comité Federal con 139 votos a favor y 96 en contra. El cambio de postura de los socialistas evita las terceras elecciones y activa un proceso que culminará con la investidura de Mariano Rajoy en los próximos días. Sin embargo, la decisión deja múltiples incógnitas. Hemos elegido diez para tratar de responderlas.

1. ¿El PSOE optará por una abstención mínima o una abstención en bloque?

La resolución aprobada ayer por Comité Federal solo establece la decisión del partido de abstenerse en segunda votación para permitir una investidura de Mariano Rajoy que evite la convocatoria de terceras elecciones en menos de un año. Sin embargo, aunque el documento no especifica si será una abstención mínima (a Rajoy le bastan 11 abstenciones socialistas para ser investido en segunda votación) o una abstención en bloque de todo el grupo parlamentario, el presidente de la gestora, Javier Fernández, ha insistido en que es “imperativo” que los 85 diputados del PSOE “sean consecuentes” y voten lo acordado.

2. La división del partido, ¿se notará también en el momento de votar?

Varios diputados ya han advertido de que romperán la disciplina de voto y se negarán a abstenerse para que Rajoy pueda formar gobierno, con independencia de las órdenes que lleguen desde Ferraz. Así, al menos diez diputados votarán “no”. Además de los siete del PSC, Susana Sumelzo, Margarita Robles y el propio Pedro Sánchez han manifestado públicamente que no se abstendrán pese a la decisión adoptada ayer por el Comité Federal.

3. ¿Qué pasará con los diputados díscolos que no se abstengan?

Javier Fernandez dijo ayer en rueda de prensa que tratará de “persuadir” a los diputados críticos “para que sean consecuentes con una decisión que se ha tomado de una manera libre y democrática”. Sin embargo, no quiso explicar qué haría la gestora en caso de que se incumpla ese mandato. Parece claro que deberán abonar la sanción de 600 euros que existe en el grupo parlamentario por romper la disciplina de voto. Sin embargo, los estatutos del PSOE prevén incluso la expulsión del partido para aquellos que contravengan las decisiones adoptadas por el Comité Federal.

4. ¿Qué pasará con el PSC si mantiene su decisión de votar “no” a la investidura de Rajoy?

Miquel Iceta, relegido líder de los socialistas catalanes, ha pedido a la gestora del PSOE que haga una gestión de la abstención “sensible e inteligente” con la posición política del socialismo en Cataluña. El PSC ha convocado mañana un Consell Nacional extraordinario que, previsiblemente, aprobará una resolución para instar a sus diputados a votar ‘no’ a Rajoy, aunque suponga romper la disciplina de voto del Grupo. La decisión complica aún más las relaciones entre PSOE y PSC. Por eso, Iceta ha querido rebajar la tensión y ha reiterado el deseo de los socialistas catalanes de “mantener la relación federal” con el PSOE, iniciada en 1978.

Miquel Iceta a su salida del Comité Federal del PSOE

5. ¿Quién es ahora “la máxima autoridad” el PSOE?

El cargo que se hizo famoso tras las declaraciones de Verónica Pérez, que se autoproclamó “máxima autoridad” del partido tras la dimisión de 17 miembros de la Ejecutiva de Sánchez, ha cambiado de manos. La gestora que dirige el PSOE propuso ayer que el eurodiputado y exministro socialista José Blanco sea el nuevo Presidente del Comité Federal.

6. ¿Hasta qué punto la decisión de abstenerse puede poner en peligro los pactos regionales con Podemos?

Tras la ruptura del pacto en Castilla La-Mancha, las advertencias de Podemos se han intensificado en las últimas semanas. Diversos portavoces del partido, incluido el propio Pablo Iglesias, han dejado claro que sus federaciones regionales “tomarían nota” en el caso de que los socialistas “dejasen gobernar al PP”. El PSOE depende de la formación morada en cinco de los seis gobiernos que preside: Aragón, Valencia, Baleares, Castilla-La Mancha y Extremadura. Solo Susana Díaz gobierna al margen de Podemos, gracias a su pacto con Ciudadanos. Aragón y Extremadura son los territorios dónde la relación pasa por un peor momento y, por tanto, los más susceptibles de una ruptura.

7. Tras su destitución, ¿qué papel juega ahora Pedro Sánchez?

Sánchez conserva su escaño en el Congreso, pues nunca llegó a renunciar a su acta. Tras su destitución no ha realizado ninguna aparición pública ni ha aclarado si piensa presentarse a las futuras primarias que convocará el partido para elegir nuevo líder. Sin embargo, hace semanas, en una entrevista previa al Comité Federal que acabó con su salida, contestó que “sí” lo haría. Tras la decisión adoptada por el Comité Federal, publicó un tweet en el que se mostraba confiado sobre un cambio de rumbo liderado por las bases del partido: “Pronto llegará el momento en que la militancia recupere y reconstruya su PSOE Un PSOE autónomo, alejado del PP, donde la base decida. Fuerza”, escribió.

8. ¿Cómo y cuándo se elegirá a un nuevo líder?

El plan de Pedro Sánchez era celebrar primarias el 23 de octubre para elegir a un nuevo secretario general, que sería proclamado en un Congreso extraordinario entre el 12 y el 13 de noviembre. Después de que el Comité Federal rechazase estos plazos, la decisión queda ahora en manos de la gestora. Este organismo será el encargado de convocar unas nuevas elecciones primarias en el plazo que estime conveniente para que las bases del partido puedan elegir un nuevo líder.

9. ¿Quién será el nuevo líder? ¿Lo tiene fácil Susana Díaz?

Suenan distintas opciones, entre ellas el exlehendakari vasco y expresidente del Congreso Patxi López. Además, aunque parece claro que Susana Díaz está dispuesta a dar el paso, todavía no ha confirmado públicamente que piense presentarse a las primarias que deberán elegir al futuro Secretario General. Tan sólo dijo hace unos días que estaría “en la cabeza o en la cola, allá donde quieran mis compañeros”. Sin embargo, la imagen que ha ofrecido en las últimas semanas, tejiendo en la sombra la abstención del partido para posibilitar un gobierno de Rajoy, no ha sentado bien en muchos sectores de la militancia, que podrían decantarse por candidatos alternativos (incluido Pedro Sánchez, si es que llega a presentarse).