¿Puedes echar la culpa a tu operador de lo malas que son las películas de Superman o lo buenas que son series como Juego de Tronos o Westworld? A partir de ahora, los estadounidenses van a tener esa alternativa.

Y es que, en un entorno en el que los operadores están poniendo cada vez más huevos en el cesto de los contenidos –una operación que adelantó el presidente de Telefónica de España, Luis Miguel Gilpérez, con la compra de Canal+–, el coloso estadounidense de las telecomunicaciones ha hecho un ambicioso movimiento destinado a trastocar por completo el panorama sectorial.

La combinación de los servicios de telecomunicaciones y el servicio DirectTV, y el grupo de empresas de medios de Time Warner, que incluyen la cadena HBO, la CNN y el estudio Warner Bros, supondrá un ejemplo para seguir en el sector y es muy posible que a esta operación le sigan otras, como una hipotética fusión entre CBS y Viacom.

Las conversaciones entre ambas empresas se habían mantenido durante meses, si bien los detalles comenzaron a cerrarse en las últimas semanas. Está por ver, eso sí, si habrá problemas por parte del regulador o de cualquiera de los candidatos a la Presidencia. Hillary Clinton ha hablado de su intención de reforzar las autoridades de competencia, mientras que Donald Trump ha llegado a afirmar que este tipo de pactos “destruyen la democracia”.