Los grandes sectores empresariales y de servicios como la banca, aseguradoras, distribución o salud, apuestan por el diseño estratégico para adaptar sus estructuras, sus productos y procesos, a una sociedad hiperconectada en la que el análisis estadístico da paso al acercamiento humano.

Así, un 78% valora hoy más que la innovación vaya al servicio de las necesidades y la experiencia como usuario se perfile como el eje vertebrador de la elección, por encima de tecnologías sofisticadas. Se trata de utilizar sistemas de acuerdo a las necesidades reales, a las verdadera usabilidad y servicio demandado.

El uso de la empatía como unos de los principales drivers, facilita la identificación de  los problemas, y aporta posibles soluciones. Lo imprescindible es plantear hipótesis que definan el producto o servicio, y de esta manera se puedan crear y testean prototipos en busca de resultados creativos.

En una época de transformación digital y tecnológica las técnicas creativas ayudan a las empresas a simplificar y humanizar desde el talento.

En este último año, consultoras como Accenture, Deloitte e IBM han adquirido más de cuarenta empresas especializadas en Diseño Estratégico, conscientes de que existe una tendencia clara y complementaria que aporta esta disciplina.

La disciplina del diseño estratégico

La implantación de avances sobre este enfoque de gestión empresarial está acelerando igualmente en España en los últimos años, debido especialmente a la necesidad de las empresas de adaptarse a los cambios tecnológicos, sociales y relacionales que lleva consigo la transformación digital.

Según datos de la consultora Soulsight, banca y seguros son las empresas que más están apostando por el diseño estratégico para optimizar sus procesos, idear nuevos productos y servicios, redefinir el modelo de negocio y, en definitiva, afrontar cambios de cultura de empresa.

En palabras de Carmen Bustos, CEO de Soulsight “es el binomio persona-producto el objetivo de cualquier diseño. No podemos perder el norte sobre lo que de verdad importa a las personas y le hace la vida más fácil. El diseño estratégico es una actitud circular en la que todos tomamos parte y que se enfoca de una manera preeminentemente humanista, sin dejar de lado la parte tecnológica pero cocreando desde, con y para las personas”.