Las ayudas públicas a la banca son una factura pendiente a la que España tendrá que hacer frente durante varios años. Todavía queda por ver cuánto de lo inyectado se podrá recuperar pero lo poco que ha vuelto a las arcas públicas es una cantidad “exigua” según el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

“Podemos reconocer que hay ciertas recuperaciones que ya son evidentes y que alcanzan una cifra de 4.837 millones. Una cifra, para el cuantioso volumen global, exigua”, ha reconocido el presidente del FROB, Jaime Ponce.

En una comparecencia ante la comisión parlamentaria de Economía, Ponce ha explicado que el total inyectado por el FROB en los bancos españoles asciende a 58.966 millones de euros, por lo que la cantidad recuperada hasta el momento representa tan sólo un 8,2%.

El presidente del organismo no tiene respuesta para la pregunta de cuánto habrá perdido el Estado cuando se cierre el plazo para recuperar las ayudas a la banca. Hasta que no se cierre la venta de la participación del FROB en BFA-Bankia será “muy difícil estimar”, máxime con la actual volatilidad que se da en los mercados, ha añadido Ponce.

El valor de mercado de Bankia en bolsa asciende a 8.700 millones de euros, de los que un 65% corresponde al FROB, como ha recordado Ponce. Por lo tanto, si el organismo vendiera a día de hoy su participación se embolsaría 5.655 millones de euros.

Poco podría recuperar el Estado en este momento, dado que los 5.655 millones se sumarían a los 1.304 millones de euros que ingresó en 2014 al vender un 7,5% de la entidad. Por lo tanto, 6.959 millones frente a los 22.424 millones que se inyectaron en la antigua Caja Madrid.

Ponce ha recordado que esas son las cifras con la cotización en bolsa de ayer. Hace tres meses, ha recordado, la acción estaba en 0,67 euros, un 12% menos que en la actualidad. Pero hace un año cotizaba a 1,21 euros (un 58%) y cuando vendieron el paquete accionarial anterior se movían en el entorno de los 1,5 euros. Está claro que no es el momento de vender, aunque ya queda poco tiempo para hacerlo: el Estado tiene de plazo hasta el final de 2017 para deshacer su posición en la entidad.

“Lo más responsable es que hagamos el máximo esfuerzo posible por analizar la estrategia óptima para maximizar el valor de Bankia”, ha subrayado el presidente del FROB.

El organismo va a esperar a un mejor momento bursátil pero durante el camino va a evaluar acciones para mejorar el balance de sus participadas. Una de las medidas que está analizando es la fusión de otra de las entidades que se vieron beneficiadas por las ayudas del FROB, BMN, con Bankia. Ponce ha reiterado en su declaración en el Congreso de los Diputados que por el momento es una opción, pero no ha descartado la alternativa de seguir por separado si es más beneficiosa para las dos sociedades.

Pérdidas y ganancias

Todavía es pronto para ponerle una cifra a la parte del rescate que nunca volverá. No obstante, ya hay algunas pérdidas que el FROB puede dar por seguras.

El presidente del organismo ha señalado que el FROB ha perdido 2.451 millones en garantías otorgadas a las entidades que han recibido ayudas del Estado. Es una suma considerable, pero todavía lejos de las pérdidas que asumió con la venta de Catalunya Banc, caja rescatada por la que BBVA pagó 1.165 millones de euros. El FROB sólo recuperó 216 de los 13.889 que inyectó, de acuerdo con los datos de Ponce; una ínfima parte.

De cara al futuro, el Fondo espera pescar algo de valor de sus inversiones. Además de Bankia y BMN, el FROB tiene una participación en la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), que aglutina los activos inmobiliarios tóxicos de la banca española. El presidente del FROB ha indicado que espera que la inversión que realizó el Fondo, más de 2.100 millones de euros, se recupere.

También es optimista con respecto a otras entidades en cuya reestructuración colaboró la organización dependiente del Estado. Ponce cree que el FROB recuperará la inversión que hizo en bonos convertibles contingentes de Caja 3 -ahora en Ibercaja- y de Banco Ceiss. Eso aportará 387 y 604 millones de euros, respectivamente, a los que habría que sumar 140 millones en intereses. Poco más de 1.000 millones, en total, que también suman; un grano no hace granero aunque ayuda al compañero.

Eso sí, los millones que va a ingresar el FROB siguen siendo un grano perdido en una inmensa montaña de mies en la que siguen destacando los riscos de Bankia (que recibió 22.424 millones del Fondo), Catalunya Banc (13.889 millones), Banco CAM (11.102 millones), y NCG Banco (10.251 millones).

Foto: Efe