Tras los peores años de la crisis la economía española ha vuelto a crecer a un ritmo endiablado. Sin embargo, la prosperidad tarda en transmitirse a los bolsillos de los trabajadores. La tasa de paro sigue bajando pero los salarios apenas suben, mientras los empleados tampoco esperan que su situación mejore en 2017.

Aunque un 45% de las compañías reconoce que los salarios han subido, para la mayoría de los empleados el crecimiento económico no ha llegado a sus cuentas corrientes. Un 49% de las firmas encuestadas no han percibido ninguna mejora de los sueldos durante el último año, de acuerdo con un estudio de la multinacional de recursos humanos Randstad. Si a esta proporción se le suma el 4% de los responsables que afirman que la retribución a su plantilla descendió, resulta que en el 53% de las empresas no se produjeron subidas de sueldo en el último año.

Un 70% de las empresas con las que ha contactado Randstad aseguran que en 2017 van a subir los sueldos de sus plantillas, un optimismo que no comparten sus asalariados. Después de varios años sufriendo las consecuencias de la depresión económica, un 49% de los trabajadores cree que sus sueldos no van a subir el próximo año. El pesimismo se ha instalado en las plantillas españolas. Sus motivos tienen.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los costes salariales se han estancado en España. La retribución media tan sólo ha crecido un 0,1% en el segundo trimestre, en comparación con el mismo periodo de 2015. Eso sí, los costes laborales -salarios pero también cotizaciones y otros gastos; esto es, lo que pagan las empresas por cada trabajador- han bajado un 0,1%.

Estas variaciones insignificantes son la tónica general en el mercado laboral desde que en el tercer trimestre de 2012 se registrara el mayor descenso en los salarios, casi un 4% de recorte medio. Aunque desde entonces ha habido crecimientos interanuales, la media se ha mantenido muy cercana al 0%. Nada que ver con las subidas que se vivieron hasta 2010, cuando lo normal era que los salarios crecieran por encima del 1,5% con respecto a los años inmediatamente anteriores.

aumentos salarios trimestralAumentos de los salarios cada trimestre, en %. Fuente: INE

El coste salarial medio al mes -esto es, el sueldo medio que percibe un trabajador- asciende a 1.943 euros, mientras que en el primer trimestre se limitó a 1.832 euros al mes. Esta diferencia se debe a la estacionalidad del mercado de trabajo español, que registra más contratos y empleados durante los meses de verano.

Si se amplía el foco se advierte, además de la oscilación entre temporadas altas y bajas, que los costes salariales se han mantenido prácticamente estables -con sus vaivenes estacionales- desde el año 2008.

costes salariales trimestralCostes salariales, estadística trimestral. Fuente: INE

Dos escuelas

Que los salarios no suban es, obviamente, malo para los trabajadores pero bueno para los empresarios. Si los sueldos están congelados hay más margen para obtener beneficios.

El presidente de la patronal de pymes Cepyme, Antonio Garamendi, defendió que se mantenga la contención de los salarios. Garamendi considera “una exageración” la subida del 4% que defienden los sindicatos.

No son tan contrarios a la subida de los sueldos en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), dependiente de la ONU e integrada por representantes de los gobiernos, de los sindicatos y de las patronales de todo el mundo. El director de la OIT para España, Joaquín Nieto, aseguró a comienzos de octubre que “la política económica más inteligente es mejorar el sueldo de la gente”.

En el fondo, una subida generalizada de los sueldos aumentaría el poder adquisitivo de los consumidores y, por lo tanto, mejoraría la maltrecha demanda interna de España. La presencia de las empresas nacionales en el exterior tiene como lado positivo que su bonanza depende menos de los vaivenes domésticos. No obstante, un mercado interior robusto da más estabilidad a las cuentas de las empresas, tal y como resaltó Joaquín Nieto.

Hay razones para acabar con el estancamiento de los sueldos. También para subírselos a los casi 3,7 millones de españoles que cobran salarios por debajo de los 300 euros, según la Agencia Tributaria. Poco se puede reactivar la economía real con ese poder adquisitivo.

Foto: Flickr – Ángel Torres