Tras ser líder en los centros urbanos. La cadena hotelera Room Mate Hotels expande su negocio y se lanza a la conquista de la costa nacional e internacional con la apertura de nuevos hoteles en destinos de sol y playa.

En su empeño por reinventar su negocio, Kike Sarasola, fundador y presidente de Room Mate ha presentado el nuevo plan de expansión de la compañía que surge, como él mismo afirma, “en respuesta a toda la gente que lleva tiempo demandándonos el concepto de Room Mate Hotels en destinos de playa”.

La cadena se encuentra ya cerrando diferentes operaciones en destinos nacionales muy demandados en época estival como son Ibiza, Mallorca, Canarias y Costa del Sol, además de incluir opciones internacionales como México.

“Queremos llevar a localizaciones vacacionales privilegiadas la esencia de Room Mate: una excelente ubicación, un magnífico diseño, un trato cercano a nuevos destinos y nuevos conceptos”, cuenta Sarasola.

Está previsto abrir el primer hotel de playa en el próximo verano del 2017. Así, el nuevo proyecto de Sarasola alcanzaría aproximadamente unas 2.000 habitaciones en ciudades de costa.

Desde Room Mate Hotels afirman tener intención de cerrar el año con una ocupación de más del 87%, lo que supondría una facturación de 70 millones de euros. Ya que el precio medio aumentó de 128,78€ a 133,42€ en 2016.

Los nuevos hoteles contarán con las mismas características que los urbanos. Fruto de las exigencias de los clientes, ya que la cadena afirma diferenciarse del resto por escuchar las sugerencias y demandas de los usuarios. Por ello, se mantendrá el desayuno hasta las 12 del mediodía, el servicio de Wi-Fi gratis no solo en el hotel sino también en toda la ciudad además de seguir la línea de diseño exclusivo.