Este 2016 será recordado por el uso, casi obsesivo, de la palabra sorpasso. La expresión, de origen italiano, se usa para definir cuando alguien le toma la delantera a un competidor o rival. En el mercado de la telefonía móvil, donde Movistar lideraba con holgura en la última década, ahora tiene muy cerca a su competencia. Orange es la principal amenaza.

El segmento de la telefonía móvil se ha estrechado como nunca antes. Por primera vez, los tres grandes operadores: Movistar, Orange y Vodafone, se mueven en menos de cinco puntos de cuota de mercado de distancia. Hace solo cinco años había 21 puntos de diferencia entre el primero y el tercero.

El factor que ha provocado esto ha sido la consolidación del sector. Las compras de Ono y Jazztel por parte de Vodafone y Orange, respectivamente, han generado unas compañías con mayor músculo financiero para la inversión en redes y, claro está, en marketing y publicidad. Parece que, al menos en el ámbito móvil, Movistar puede verse por primera vez sobrepasada.

Los datos los aporta el ‘Informe Económico Sectorial de las Telecomunicaciones’ que desarrolla cada año la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

lineas-moviles-orange

Fuente | CNMC

El gráfico analiza los datos pertenecientes a 2015. Además, se consolidan en estos números dentro de sus matrices tanto Jazztel como Ono, así como los operadores virtuales que tiene cada compañía. Es decir, Simyo y Amena por parte de Orange, Lowi con Vodafone y Tuenti de Telefónica.

Como se ve, el operador naranja ha hecho la digestión de Jazztel a la perfección y ahora mismo es una máquina de ganar clientes. En los dos últimos años elevó su cuota del 22,7% al 26,9% que presentó el pasado ejercicio.

El efecto Jazztel y la fuerza de Simyo

Lo que está sucediendo con Orange y esa posibilidad cada vez más real de adelantar a Movistar en el número de líneas móviles activas se basa en la fortaleza comercial de Jazztel y la ganancia de clientes de Simyo. Además, se suma que Vodafone y Movistar siguen perdiendo clientes. Y aunque Lowi reporta a los rojos una cifra considerable de altas cada mes (8.400 en septiembre), siguen lastrando las bajas de la matriz.

Todo lo contrario está sucediendo en casa de los franceses. Simyo lleva, por ejemplo, una media de 4.000 nuevas líneas en los dos últimos meses. Y en julio tuvo 3.300 nuevos clientes. Además, Jazztel se suma a la fiesta con ofertas muy agresivas en la banda ancha fija que terminan por arrastrar, también, clientes móviles.

Por su parte, Movistar ha perdido nueve puntos de cuota de mercado en los últimos cinco años. Todo apunta a que la tendencia seguirá a la baja, si bien Movistar parece haber aplanado la curva a su favor en el último año. Y Tuenti no le está ayudando todo lo que debería. Con este panorama, Orange puede verse en dos o tres años como líder del segmento móvil. Algo histórico.

Un “pero” para Orange

La filial francesa puede estar de enhorabuena. Pero hay otro gráfico incluido en el informe de la CNMC que no es tan favorable para Orange. Se trata de una cuota de mercado expuesta en una triple perspectiva.

En el siguiente gráfico se añaden las cuotas de tráfico de voz e ingresos. Aquí la situación varía.

couta-de-mercado

Fuente | CNMC

La clave son los ingresos, donde en este segmento Vodafone aventaja de forma considerable a los naranjas. El motivo: muchas de las líneas de Orange vienen de los OMV con precios muy baratos y servicios muy básicos.

Por lo tanto, aquí tienen un objetivo muy claro: intentar que ese volumen de líneas sea más rentable. El sorpasso solo será tal cuando consigan aumentar los ingresos. Pero por algo hay que empezar. Antes de ganar en escaños hay que aumentar los votos. Haciendo el símil político.