El PP todavía no ha puesto el problema de las autopistas en la quiebra encima de la mesa de los otros partidos que tienen la llave de la investidura de Mariano Rajoy, PSOE y Ciudadanos. Sin embargo, los dos grupos parlamentarios colocan las radiales como una de las prioridades más acuciantes.

El sustento de los populares para mantenerse en el Gobierno, Ciudadanos, considera que el rescate de las radiales quebradas es una de las cuestiones que primero debería atajar el Ejecutivo, que ha conseguido que los tribunales retrasen la liquidación de 3 vías en concurso de acreedores.

“De momento no hemos tenido ningún acercamiento pero entendemos que tiene que ser inminente, si realmente se consigue que haya Gobierno”, ha indicado en declaraciones a SABEMOS el portavoz de Ciudadanos en la comisión parlamentaria de Fomento, el diputado Fernando Navarro. “Este es uno de los primeros asuntos que vamos a abordar y que llevaremos a la mesa cuando nos sentemos”.

Tampoco los socialistas tienen noticias del PP. Desde el Ministerio de Fomento -actualmente bajo la dirección del responsable de Justicia, Rafael Catalá- no se han puesto en contacto con la otra formación que tendría la llave de la Moncloa. “Nos gustaría que el Gobierno nos informara. No tenemos ninguna comunicación del Ejecutivo sobre qué se está haciendo con las radiales. Nos hemos informado por la prensa”, ha asegurado en una conversación con SABEMOS el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la comisión de Fomento, César Ramos.

En su opinión, el Gobierno debería “darle una solución ya” a este problema pero el departamento anteriormente dirigido por Ana Pastor se ha limitado a “dar patadas hacia adelante” al balón de las radiales.

La misma impresión tienen en Ciudadanos, donde creen que ha habido “decisiones que se han ido postergando”. El momento de tomarlas es, sí o sí, esta legislatura, con más o con menos apoyos. En este sentido, ni Navarro ni Ramos han desvelado si respaldarán la creación de una sociedad para nacionalizar las autopistas quebradas.

Si bien Ciudadanos se considera un partido “liberal en lo económico”, y por lo tanto averso a la intervención del Estado en la economía, “ahora mismo está complicado ver otra cosa que no sea un rescate”, según el portavoz de la formación naranja.

César Ramos, por su parte, ha señalado que el PSOE no se puede oponer al cumplimiento de la ley, si el Estado tiene que hacer frente a la responsabilidad patrimonial de la Administración. Eso sí, el Gobierno puede optar entre varias salidas para las radiales, por lo que considera necesario que Fomento encuentre la fórmula para que la asunción de estas infraestructuras por parte del sector público “sea lo menos costosa posible”. No obstante, de lo que está seguro es de que no va a ser “un magnífico negocio para el ciudadano, como dijo el ministro [Rafael Catalá]”.

Que no vuelva a pasar

Casi tan importante como minimizar el coste para los contribuyentes es evitar que un agujero como el de las autopistas radiales se vuelva a abrir en las arcas públicas. Al fin y al cabo, estas vías han sido una fabulosa inversión para las empresas concesionarias, ya que en los contratos el Estado les garantizaba una compensación si no se alcanzaba un nivel mínimo de tráfico.

“Tenemos que garantizar que esto no vuelva a pasar. No se han cambiado los motivos que generaron esta situación”. César Ramos ha explicado que el grupo socialista defiende una reforma de la Ley de Concesiones de Obras Públicas.

Como complemento a la resolución del problema de las radiales, en Ciudadanos abogan por realizar una “auditoría completa” a las concesionarias. “Está clarísimo que los cálculos de densidad del tráfico no fueron correctos”, ha zanjado Fernando Navarro; en 2014 y 2015 se quedaron por debajo de los 20.000 vehículos diarios y estaba previsto que circularan 70.000.

Habría que depurar responsabilidades, y no sólo la patrimonial de la Administración.

Foto: Efe