Los problemas de imagen de Samsung no cesan. Cuando al fin han conseguido atajar la crisis directa con la distribución de los Galaxy Note 7 que se incendiaban, ahora se está dando la imagen de que los terminales son realmente peligrosos. Tanto, que apenas pueden acercarse a un aeropuerto.

En este contexto, a Samsung no le ha quedado otra que ofrecer teléfonos de reemplazo a los usuarios del Note 7 con vuelos internacionales desde Corea del Sur, después de que EEUU y otros países prohibieran el dispositivo en los aviones.

“Hemos abierto un mostrador en el Aeropuerto Internacional de Incheon para que los usuarios puedan cambiar su Galaxy Note 7 por un terminal de otro modelo”, indicó a Efe un portavoz de la empresa con sede en Seúl, sin especificar si esta medida se ampliará a aeropuertos en otros países.

Samsung optó por esta medida después de conocerse que las autoridades de transporte de EEUU, Canadá, Israel y Japón, además de aerolíneas de otros países, han prohibido llevar a bordo del avión -incluso apagado- el Galaxy Note 7 tras los casos de ignición y la consecuente retirada del producto en los mercados.

En el caso de Corea del Sur, que junto a EEUU es el país donde se han vendido más Galaxy Note 7 desde que llegara a las tiendas en agosto, el Ministerio de Transporte de momento no ha impuesto restricción alguna al modelo en vuelos nacionales o internacionales.

Mientras, Samsung, que en un principio atribuyó los incendios a baterías defectuosas, ha iniciado una investigación a gran escala para conocer las causas del problema después de que algunos modelos revisados también ardieran.

La empresa ha puesto a trabajar en el caso a “numerosos” ingenieros que “examinan minuciosamente los procesos de ingeniería, fabricación y control de calidad del producto” para tratar de hallar la causa de los incendios en los terminales, según el portavoz. “Barajamos cualquier posibilidad y estamos trabajando contrarreloj para llegar al fondo del problema”, indicó el representante de la multinacional surcoreana, que también coopera con la empresa suiza SGS especializada en inspecciones y control de calidad de productos.

Imagen | ‘Andro4all