El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha explicado este martes que en dos o tres trimestres España podrá recuperar el nivel de renta que teníamos en el año 2007, aunque, en empleo, quedan prácticamente tres años para llegar a los 20 millones de afiliados.

En una entrevista en Rac1, De Guindos ha dicho que la crisis en España fue “profundísima” y que nuestro país llegó a perder prácticamente el 10% de su riqueza desde el inicio de la misma. El ministro ha asegurado que necesitamos crear empleo a un ritmo de 500.000 de puestos de trabajo y cree que este año se va a conseguir, además considera que los datos de la EPA del tercer trimestre van a ser positivos en cuanto a reducción del paro.

Sin embargo, De Guindos ha reconocido que “hemos cerrado la hemorragia pero las cicatrices de la crisis están ahí” y que España todavía tiene un alto índice de paro y un nivel de deuda externa elevadísima, “España sigue siendo vulnerable pero el futuro es mucho mejor que el que teníamos hace 3 o 4 años”.

Según De Guindos, como el Gobierno está funciones, la propuesta de presupuestos enviada a Bruselas se ha hecho proyectando el presupuesto del año 2016 con una evolución económica que “es muy moderada”, ya que plantea un crecimiento del 2,3% frente a un crecimiento que va a estar por encima del 3% este año. Ha explicado que, si la economía española mantiene un crecimiento ligeramente por debajo del 3%, lo que sería desaceleración pero menor de la proyectada en los presupuestos, la propia evolución económica llevaría a que “el ajuste presupuestario fuera muy reducido”.

Ha dicho que las pensiones de los españoles están perfectamente garantizadas y ha reiterado que necesitamos un nuevo sistema de financiación autonómica que tiene que incrementar la financiación para las Comunidades Autónomas y ha insistido en que a Cataluña le irá mejor formando parte de España y de la zona euro

El ministro espera que haya investidura en breve porque España necesita ya un Gobierno y ha asegurado que ir a terceras elecciones sería “un segundo fracaso” y muy difícil de explicar a la sociedad española. Para De Guindos, que haya nuevo Gobierno sería muy buena noticia desde la percepción de los mercados y los inversores en España, porque supondría “tener un choque de confianza positivo”, aunque ha reconocido que le ha sorprendido el hecho de tener un Gobierno en funciones que no ha afectado a las empresas.

Sobre la dificultad de gobernar en minoría, De Guindos ha dicho que “habrá que negociar mucho” pero eso, a veces, no tiene por qué ser peor desde el punto de vista de las decisiones concretas que se tomen.

Ha reiterado que no quiere volver a ser ministro y que ya dijo que “quería dejar el Gobierno” y que no quería ser diputado.