La compraventa de viviendas crecerá el próximo año cerca de un 6,5% hasta las 475.000 operaciones y el precio lo hará un 3,5% hasta niveles de 2004, según las previsiones que maneja BBVA Research, que espera que el mercado inmobiliario responda con un incremento en la iniciación de nuevas promociones.

Para el cierre del año, el departamento de Estudios de la entidad financiera estima que las transacciones de vivienda aumenten un 10%, similar al crecimiento de un año antes, y que el precio se encarezca alrededor del 2,5%. Con todo ello, el precio de la vivienda va a recuperar paulatinamente la caída superior al 38% que sufrió durante la crisis, aunque su evolución va a ser muy desigual en términos geográficos y a dos velocidades, con Madrid, Cataluña y Baleares a la cabeza.

Asimismo, BBVA subraya que aunque todavía se encuentran en niveles bajos, las previsiones apuntan a que este año los visados para iniciar nuevas viviendas crecerán alrededor de un 40%, un porcentaje que se moderará hasta el 25% en 2017, cuando se prevé que se firmen casi 90.000 visados. Este dato, que está muy por encima de los 34.000 visados que se registraron en 2014, dista mucho de los niveles previos a la crisis, apunta David Cortés, de BBVA Research.

Por otra parte, el banco cree que la finalización de viviendas registrará su mínimo en los próximos trimestres. En este contexto, las previsiones apuntan a que la inversión en vivienda crezca en 2017 por encima del 3% y que, por segundo año consecutivo, el segmento residencial de la construcción contribuya positivamente al crecimiento de la economía.

Entre los factores que están impulsando la demanda de viviendas, la entidad cita la mejora del empleo, el crecimiento de la economía, la mayor confianza de los consumidores hasta máximos de los últimos años, las positivas expectativas, así como la demanda extranjera, que en el primer semestre concentró el 18 % del total de compraventas.

En este sentido, Félix Lores, de BBVA Research, considera que a pesar del “brexit”, los británicos seguirán siendo una nacionalidad importante en la compra de viviendas en España, aunque sostiene que el mecanismo que se utilizará para la salida del Reino Unido de la Unión Europea será determinante en regiones como Murcia, Canarias o Baleares.

BBVA también observa un gran dinamismo en el mercado de suelo para nuevas promociones y un incremento de las transacciones por parte de las constructoras y promotoras. De hecho, el precio del suelo creció cerca de un 6% en el primer semestre y la superficie vendida más de un 19%. También se observa una estabilización en el empleo del sector de la construcción gracias a la edificación residencial y pese a la caída obra pública.

Con todo ello, BBVA sostiene que en 2016 se va a consolidar la recuperación del sector, que sigue avanzando hacia su normalización pese a que la entidad apunta a una moderación del crecimiento del PIB en los próximos trimestres.