El Gobierno quiere apoyar a la nueva Abengoa y por eso la aseguradora de mayoría pública Cesce se ha ofrecido a avalar proyectos de la ingeniería andaluza en el exterior, por un máximo de 153,5 millones de euros.

La aseguradora Cesce, en la que el Estado posee el 51%, ha informado este viernes a la banca que está dispuesta a asegurar parte del riesgo que las entidades asumirán con proyectos de la nueva Abengoa en el exterior, siempre que la compañía en situación preconcursal consiga el visto bueno a su plan de reestructuración.

Según han explicado a Efe fuentes próximas al proceso, Cesce recibió a finales de julio una solicitud de aval de proyectos de la nueva Abengoa en el exterior, que se consideran “imprescindibles” para que la compañía siga adelante.

Se trataba de proyectos seleccionados por la propia Abengoa y los bancos, algunos ya en cartera, entre ellos la central termosolar de Atacama, ubicada en el desierto chileno, uno de los proyectos más relevantes de Abengoa y el mayor complejo solar de América Latina, y otros nuevos, cuyos riesgos requieren avales por importe de 307 millones -209 millones nuevos y 98 refinanciados-.

Teniendo en cuenta que Cesce asegura el 50% de esos avales, esto se traduciría en un máximo de 153,5 millones de euros.

En una misiva dirigida a los cinco bancos acreedores de Abengoa -Banco Popular, Banco Santander, Bankia, Credit Agricole y CaixaBank- Cesce muestra su voluntad de seguir apoyando a la compañía, ya que afirma que existe “la mejor disposición” para valorar su participación como asegurador de futuras operaciones.

No se trata de una oferta de seguro ni de un compromiso en firme de cobertura por parte de Cesce, pero sí de una muestra de apoyo a la continuidad de la nueva Abengoa. Eso sí, Cesce aclara que las operaciones para las que se solicite aval se presentarán una a una, se discutirán en los correspondientes comités, serán aprobadas por la banca y a precios de mercado.

Igualmente deberán cumplir las normas españolas, de la UE y de cualquier otra que le resulte de aplicación en el ejercicio de su actividad.

Al margen de este ofrecimiento, la exposición de Cesce a Abengoa era ya de 206 millones de euros con datos de septiembre, la mayor parte, 115 millones de euros, en avales y el resto en crédito comprador.

Abengoa, inmersa en un preconcurso de acreedores desde noviembre de 2015, debe lograr este mes el apoyo del 75 % de los dueños de su deuda al plan de reestructuración y la homologación judicial para evitar la quiebra.

Ese acuerdo de reestructuración prevé la inyección de 1.170 millones de euros y la dilución de los actuales accionistas.