Son pequeños, pero hacen ruido. Desde que se conoció que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) quiere desregular el sector de la telefonía móvil, los pequeños operadores locales, bajo el paraguas de Aotec, han alzado la voz para mostrar su oposición.

El regulador cree que es hora de liberalizar el Mercado 15 de la telefonía móvil. Es decir, el que dispone que los operadores con red, Movistar, Vodafone, Orange o MásMóvil, deban abrir su infraestructura para que otros operadores, los conocidos como virtuales (OMV), puedan dar servicio a través de éstos.

De este modo, la CNMC lanzó una propuesta el pasado mes de julio para que este mercado no esté regulado. Esto significa que los OMV deberán negociar sin el salvavidas del regulador sus nuevos contratos de acceso indirecto.

Tema relacionado: ‘La misión imposible de ser ‘youtuber’ en un pueblo

Una de las partes más agraviadas en esta situación pueden ser los operadores locales. Por eso, la Asociación Nacional de Operadores Locales de Telecomunicaciones se ha reunido con la CNMC para exponer que todavía no es el momento de liberalizar este mercado.

Estiman que la desaparición de los principales operadores móviles virtuales absorbidos por las grandes compañías de telecomunicaciones han supuesto un “drástico cambio” en el mercado, que se ha reducido significativamente, “dejando en una situación de debilidad a las firmas supervivientes” a la hora de negociar ante sus proveedores de red, que también son competidores.

Además, desde Aotec señalan que también se han producido profundas transformaciones en el uso de la telefonía en el último año, por lo que los datos tomados por la CNMC como punto de partida, correspondientes a 2015, no se corresponden con la situación actual. En especial ha crecido sustancialmente el consumo de datos móviles, un 10%. El móvil es ya el primer dispositivo de acceso a internet y la tendencia indica que esto irá en aumento, lo que habría que tener en cuenta.

Por estos motivos, Aotec considera imprescindible esperar a que se asiente el sector, hacer un estudio exhaustivo del mercado minorista y se tome la decisión cuando tengan datos actualizados.

La convergencia es el verdadero problema

La situación que pone sobre la mesa Aotec tiene dos aspectos muy diferentes. Por un lado está el propio negocio de los operadores virtuales, que ahora mismo es casi inexistente. Tras la consolidación de MásMóvil y Pepephone, ya no quedan OMVs puros que no estén como filiales de los operadores de red. La cuota de mercado apenas llega al 5% real. Y los principales son operadores étnicos especializados en llamadas internacionales.

Por lo tanto, ese no parece ser el problema en la desregulación del mencionado Mercado 15. Sin embargo, para los operadores locales, que también actúan en sus servicios móviles como OMV, sí crea un problema de competencia.

Actualmente los servicios empaquetados, móvil+fijo+internet+TV, se han convertido en el estándar del mercado. Por lo tanto, si un operador local quiere competir -más o menos- con una gran compañía, deberá poder prestar todos los servicios, incluido el móvil.

Por eso su queja durante los últimos meses. Creen que sin ninguna regulación será un problema negociar con los operadores de red. Entienden que les ven como competencia, y así pueden poner trabas. Y, pese a que la CNMC ha dicho que actuará en caso de conflicto, no las tienen todas consigo.

Los motivos para las sospechas de Aotec son fundadas. Primero porque, incluso habiendo regulación, los operadores con red no han dado el servicio de 4G cuando los OMV lo han solicitado. Y por otra parte, las grandes compañías están invirtiendo mucho en llevar fibra a todos los lugares y aquí chocarían con los operadores locales. La pelea parece servida.