La lógica comercial de muchas empresas no se entiende a primera vista. ¿Tiene sentido dejar de ganar clientes por estrategia? Para Orange y Vodafone parece que sí. Después de luchar con el regulador para que pudieran ofrecer acceso indirecto de fibra a una velocidad superior a los 30 Mb, ahora resulta que en muchos casos no lo hacen, y como mal menor ofrecen su ADSL. ¿Por qué?

Las tres compañías que más clientes de fibra tienen en España son Telefónica, Orange y Vodafone. Pero no todas tienen el mismo despliegue de red. En este caso, el operador azul ha conseguido llevar esta tecnología a muchos más hogares. Por este motivo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) cree que se puede dar una falta de competencia. ¿Y cuál es la solución?

La CNMC ha decretado que Telefónica debe abrir su red de fibra para que Orange y Vodafone puedan ofrecer este tipo de conexión a sus clientes a través de la red de los azules. Aunque esta situación se da en ciudades “no competitivas”. Es decir, el regulador cree que hay un total de 66 ciudades donde hay un mínimo de tres operadores que ofrecen fibra y, por lo tanto, Telefónica no está obligada a abrir su red. Pero en el resto de España sí. De este modo, la CNMC está trabajando en una nueva regulación mayorista para fijar los precios que la compañía presidida por Luis Miguel Gilpérez debe poner a Orange y Vodafone cuando alquilen sus redes.

Aunque antes de que llegue la norma definitiva, ya hay cosas que se pueden hacer. Así, el problema surge porque estos dos operadores no están ofreciendo a sus clientes servicios de fibra de más de 30 Mb cuando sí podrían hacerlo. La alternativa que dan es su viejo ADSL. Es decir, si alguien llama desde Vitoria, Mérida, Ávila o alguna localidad donde haya red fibra de Telefónica a la que tienen acceso Orange y Vodafone, resulta que están diciendo a sus clientes que no pueden dar fibra de más de 30 Mb cuando en realidad sí pueden.

¿Pueden ofrecer más de 30 Mb?

En febrero de 2016, cuando la CNMC aprueba la nueva regulación de banda ancha, decide eliminar el límite de los 30 Mb que por entonces existía para el NEBA Fibra (el tipo de acceso mayorista que hay en esta situación) en un plazo de dos meses. Es decir, que desde mayo los operadores alternativos, Orange y Vodafone principalmente, ya pueden ofrecer más de 30 megas sobre la red de fibra de Telefónica donde éstos tengan cobertura.

Lo extraño de la situación es que ambos operadores han sido muy beligerantes para que se quitase esa limitación de velocidad, incluso antes de que se revise la normativa de banda ancha mayorista. Por lo tanto, resulta raro que ahora que tienen la capacidad de ofrecer ese servicio no lo hagan. ¿Entonces? ¿Puede ser un problema de acceso mayorista? Es decir, que Telefónica les ponga unos costes muy altos para acceder a la red.

Parece que no. Respecto a los precios del NEBA Fibra, éstos son los mismos que ya estaban vigentes, porque el precio mayorista que los alternativos le pagan a Telefónica no depende del ancho de banda que le dan a sus clientes (depende del tipo de acceso y la capacidad). Es decir, no hay un precio para los 3 megas y otro precio para los 300 megas; los precios mayoristas del NEBA Fibra se calculan de otra forma.

De esta forma, se puede pensar que hay otro tipo de obstáculos por parte de Telefónica para que Orange y Vodafone no ofrezcan más de 30 Mb en fibra. Pero no. Por el momento no hay ningún tipo de queja ante el regulador sobre prácticas anticompetitivas al respecto, ni nada parecido.

¿Todo esto por una estrategia comercial?

SABEMOS se ha puesto en contacto con los operadores afectados. Éstos no niegan la situación. Orange prefiere no hacer ninguna declaración al respecto. Vodafone asegura que están trabajando en ello y próximamente lo podrán ofrecer. Pero eso mismo dijeron hace 6 meses y la siutación se mantiene.

Por lo tanto, solo se puede atribuir a una estrategia comercial. Orange y Vodafone sí ofrecen ADSL de cobre en estas localidades porque eso les supone mucho Menos coste que el acceso mayorista que deben pagar a Telefónica por acceder a su fibra, por el que no obtienen tanta rentabilidad.

Así pues, lo que hacen en algunos casos es guardarse como última arma ofrecer, por ejemplo 50 Mb, solo cuando los clientes amenacen con irse a Telefónica. Solo en ese caso mostrarán su arsenal. Hasta entonces, pelean con su ADSL o intentan que les valga con 30 Mb de fibra. No quieren entrar en la red de Telefónica.

Todo parece indicar que están esperando la entrada en vigor de la nueva normativa de banda ancha mayorista. Asumen que el coste que deberán pagar a Telefónica será menor y, entonces, sí empezarán a ofrecer acceso indirecto de 50 o 100 Mb. Mientras, se arriesgan a perder algunas decenas de clientes que ya prefieren tener fibra de máxima velocidad.

También pueden estar esperando a llevar sus propias redes, una estrategia en la que han sido especialmente activos. Al final, son grandes ciudades donde hay miles de clientes. Se trata todo de una estrategia comercial que tensa la cuerda al máximo. Mientras, deja a los clientes que quieran 50 Mb con una sola opción en el mercado. Orange y Vodafone luego se quejan de eso. Todo muy contradictorio.

Imagen | ‘ADSLZone