Earn, Paper Boi y Darius sobreviven en Atlanta en una comedia fabulosa ideada por Donald Glover sobre desigualdad, la búsqueda de la felicidad, la ambición y las verdades ocultas del sueño americano.

Donald Glover es el futuro. El divertido actor que debutó como guionista en 30th Rock; el joven que nos enamoró como Troy en Community; el rapero nominado al Grammy –Childish Gambino– que hacía las veces de MC en Magic Mike 2; el matemático que explicaba las trayectorias en Marte; Miles Morales en Ultimate Spiderman, ha lanzado en FX una de las comedias del año, un producto fresco, divertido, extraño y a ratos onírico que exuda verdad de barrio.

Glover se cayó de Community porque sentía que había terminado una etapa y se dedicó a nuevos proyectos. Si la serie de Dan Harmon fue una de las mejores comedias del siglo, Atlanta tiene una voz única que amenaza con convertirla también en un referente

¿Qué es Atlanta? Coge una poco de Woody Allen, otro de Spike Lee, adereza con diálogos propios de El Nota de los hermanos Cohen y con un retrato de la degradación suburbana propio de The Wire. Un blanco con forma de perro, una pelea de enamorados a las puertas de la cárcel, Justin Bieber negro, la cena más angustiosa que recuerdo…

Earn, el protagonista de la cosa, es un joven que dejó Princeton y que intenta encontrar su propio camino, apoyar a su novia y a su hija y salir de la cuasi-indigencia en la que vive –espectacular la escena del menú infantil–. Para ello ve una salida en el repentino éxito local de su primo, un vendedor de drogas y rapero bajo el nombre Paper Boi.

El show, que ya ha sido renovado para una segunda temporada, es una comedia únicamente porque no resulta trágica, pero cualquier giro en cualquier episodio podría trastocarlo todo. Es divertida pero sabes que no es gracioso. Es un chiste del que no crees que debas reirte porque las cosas son así en realidad.

¿Conclusión? Todos a ver Atlanta y a pensar. Y si se te hace demasiado dura, demasiado real, siempre puedes echar un ojo a Master of None de Aziz Ansari.

Imagen | ‘IndieWire