España todavía padece la resaca del ladrillo. Aunque han pasado casi diez años del atracón promotor del boom y la industria continúa digiriendo los excesos inmobiliarios, la actividad de las constructoras vuelve a despuntar. Eso sí, tienen menos peso en la economía.

Lejos de lo que se podría pensar después de la conclusión del boom inmobiliario, a día de hoy se siguen constituyendo sociedades mercantiles dedicadas a la construcción. Y a buen ritmo. De acuerdo con las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), en España se crearon 6.403 empresas el pasado agosto, de las cuales un 15,1% eran constructoras.

Por lo tanto, en España se constituyeron más de 960 nuevas constructoras tan sólo en agosto. También se destruyeron bastantes, sí, pero aún así el saldo neto -creadas menos disueltas- fue positivo: 759 empresas de ganancia, según el INE.

Las constructoras creadas en agosto son las segundas sociedades que más dinero han recaudado en su fundación: 40,8 millones de euros, frente a los 653,2 de capital suscrito por empresas del sector inmobiliario, las finanzas y los seguros.

Estas estadísticas positivas reflejan el renacimiento de las constructoras, que vuelven a tener actividad ante la escasez de stock de viviendas. No obstante, el número de empresas dedicadas a esta actividad no se ha recuperado lo suficiente como para que vuelvan a ser el motor de la economía.

Según los últimos datos de Infoempresa, tan sólo un 11,8% de las nuevas empresas que se abrieron el año pasado se dedicaban a esta industria. La proporción de constructoras sobre el total de nuevas firmas ha menguado en 5 puntos desde el 16,1% que se daba en el año 2011.

El INE corrobora que las constructoras tienen un peso menguante en el registro de sociedades. El comercio es la actividad a la que se adscribieron la mayoría de las sociedades mercantiles que se crearon en agosto, que supusieron el 22% sobre el total. Las empresas dedicadas a la construcción quedaron en segundo lugar, con un 15,1% del total de nuevas sociedades.

Estos dos sectores, el del comercio y la construcción, también son los que más sociedades destruyen: un 19,2% y un 16,9% del total, respectivamente.

Ladrillo por barrios

De acuerdo con las cifras de Infoempresa, las provincias líderes en creación de constructoras, con mucha diferencia, siguen siendo Barcelona y Madrid, con 1.903 y 1.866 sociedades generadas en 2015. La zona de la ciudad condal ha conseguido el sorpasso frente a la capital española, después de acumular una reducción de 5% frente a la bajada del 19% de Madrid en la creación de constructoras en comparación con 2011.

En España hay provincias en las que ya nacen constructoras a un ritmo notablemente mayor que durante la crisis. En Baleares y Málaga, por ejemplo, se constituyeron 610 y 957 empresas del sector en 2015, un 25% y un 21% más, respectivamente, que en 2011.

Estas dos zonas van camino de protagonizar otro boom del ladrillo, dado que prácticamente 1 de cada 5 empresas que se crean en Baleares y Málaga son constructoras (19,2% y 18,4%, respectivamente, sobre el total de nuevas sociedades). La llamada de las segundas residencias en la costa vuelve a atraer a los compradores y, por lo tanto, a la industria.

Foto: Flickr – Leo Hidalgo