La traducción española de títulos cinematográficos cuyo idioma original es el inglés ha dado contenido (y de sobra) para realizar multitud de listas jocosas con los resultados más disparatados. Y es que traducir titulares es todo un arte donde a veces, la obra no tiene el final que se esperaba. Pero ¿cómo (y sobre todo por qué) se decide dar ciertos nombres a las películas?

Casi todo el mundo, por no jugársela a decir todo, ha pensado en algún momento el motivo de la traducción del título de alguna película. Ya sea en una pantalla de cine o en el sofá de casa. Y estas dudas han pasado por muchas cabezas seguidas de dos reacciones claras. Fruncir el ceño por falta de comprensión y, finalmente, una carcajada.

Empecemos por los clásicos. La conocidísima película ‘Jaws’, cuya banda sonora ha sido ‘cantorreada’ en algún momento de las vacaciones a lo largo de generaciones, fue una de las ‘víctimas’. Quizá muchos pensarán que no tienen ni idea de la película que hablamos. Más si se traduce literalmente. Ya que el resultado es ‘Mandíbulas’. Pero si continúa el desconcierto. Mejor dejarlo en ‘Tiburón’.

Otro de los títulos que más se han recordado es ‘A very bad trip’, que tuvo tanta acogida, que se alargó en otras dos secuelas. Su traducción literal sería ‘Un viaje muy malo’, pero los distribuidores optaron por bautizarla en español como ‘Resacón en las Vegas’. ¿Por qué darle este significado? ¿Qué mecanismos llevan a optar por un nombre u otro?

Los creadores de estas obras de arte son los departamentos de marketing de productoras y distribuidoras. Ellos deciden de qué forma se traducirán los títulos originales de las películas. “La traducción está determinada por factores culturales y por el objetivo de captar la atención al público” comenta Isabel Negro, profesora de Filología Inglesa de la Universidad Complutense de Madrid.

La investigadora ha analizado las operaciones cognitivas que explican la traducción de cien títulos anglosajones de películas a castellano y francés publicadas en el estudio ‘Social and Behavioral Sciences’. Pero Negro afirma que “el uso de estas operaciones cognitivas es más frecuente en español que en francés”. ¿De qué tratan entonces esas técnicas?

Metonímica

En el caso de ‘Tiburón’, por ejemplo, se utilizó la metonímica. ¿Qué quiere decir esto? Expandir a otros conceptos el significado del título. De ahí que ‘Mandíbulas’ acabase recibiendo el nombre del animal protagonista.

Mitigación

Este es el caso de ‘The Dirty Dozen’, que significaría ‘Los doce sucios’ pero se optó por ‘Doce del patíbulo’. En este caso, se intentó atenuar el significado en la traducción del original. Es lo que se conoce como mitigación. Y, guste más o menos, ese fue el resultado.

Parametrización

La parametrización es otra de las prácticas más conocidas en cuanto a la traducción de títulos. Se trata de sustituir un concepto genérico en el título original por uno más específico en castellano. Una técnica que ha dado lugar a películas tan conocidas como ‘El diario de Noa’, el cual originalmente es ‘The Notebook’, es decir, ‘El cuaderno’. O el caso de ‘2 policías rebeldes’ de un original ‘Bad boys’ o lo que sería ‘Chicos malos’.

Potenciamiento

Basándose en el estudio, la técnica más utilizada es la de potenciamiento. El motivo, según afirma la profesora Negro, es que “tiene un mayor impacto comunicativo”. Se trata de elevar un concepto del título original, exagerándolo. Este es el caso de la conocida película de Quentin Tarantino ‘Inglorious Basterds’, la que sería literalmente conocida por “Vergonzosos bastardos” pero se prefirió ‘Malditos bastardos’.

Otro conocido caso es el de ‘True lies’ que habría pasado a conocerse como ‘Mentiras Verdaderas’ pero se decidió que quedaba mejor ‘Mentiras arriesgadas’.

En otros países se mantiene el título original de las películas. Pero en España sí se lleva a cabo este tipo de traducción. Una práctica que, tal y como destaca Isabel Negro, seguirá teniendo continuidad en el país. “La traducción seguirá siendo necesaria ya que en muchos casos aclara el original aportando información adicional”, concluye.