El mejor teléfono de todos los tiempos para muchos usuarios está viviendo sus últimos estertores. La agencia coreana Yonhap acaba de informar de que el coloso coreano de la electrónica ha paralizado la producción del dispositivo después de que una serie de dispositivos de sustitución comenzasen también a incendiarse, lo que eleva las posibilidades de una nueva llamada a revisión y pone en duda el futuro no sólo de este modelo sino de toda su gama.

El anterior Note, el Note 5, no llegó a España por motivos estratégicos. El Note 6 no llegó a existir. El Note 7 ha sido el peor fracaso en relaciones públicas para Samsung de su historia y ha llegado a cuestionar la seguridad de la electrónica de consumo y los dispositivos de gran batería y carga rápida.

La agencia de noticias subraya que el freno en la producciòn se produce en coordinación con las agencias de consumo de Corea del Sur, Estados Unidos y China. “Esta medida incluye una planta de Samsung en Vietnam responsable de los envíos globales (del Galaxy Note 7)”, subrayó esta fuente.

El anuncio de la retirada se produjo, paradójicamente, durante el segundo debate entre Donald Trump y Hillary Clinton.