El operador móvil virtual Tuenti, propiedad de Telefónica, sigue en pérdidas, aunque las va reduciendo y ya hace tiempo que ha dejado de ser un agujero para los azules. Lo que no se reduce es una deuda con su matriz que aumenta cada año y que ya supera los 65 millones de euros.

En sus resultados de 2015, la compañía registró una facturación de 27,9 millones de euros, un 32% más, frente a los 21 millones registrados en 2014. Esto supuso que los pagos por el tráfico mayorista también se incrementaron hasta 20,3 millones de euros, que registraron un alza del 23,7%.

Tuenti ha elevado en España significativamente su base de clientes, desde 229.000 hasta 262.000 clientes, un 14,4% más. Mientras que la marca a nivel mundial reporta más de 700.000 clientes.

La compañía redujo sus gastos de personal y otros, logrando así una mejora sensible de su resultado de explotación. La compañía sigue en pérdidas operativas, pero se han reducido hasta 16,9 millones, frente a los 21,3 millones de 2014.

Esto supuso una mejora sensible de las pérdidas netas, que se redujeron a 12,7 millones, frente a los 16 millones de 2014.

¿En resumen? Tuenti, aunque en pérdidas, no es un agujero para Telefónica, porque la matriz ingresa una suma por servicios prestados que supera las pérdidas generadas por su filial. Pero como ésta incurre constantemente en números rojos, Telefónica tiene que volver a invertir el dinero obtenido en su virtual, y lo hace en forma de préstamos.

Una deuda que no para de crecer

Según las cuentas anuales del grupo, obtenidas a través de Infoempresa, Tuenti acumula 65 millones de deuda con su matriz, que se empezaron a acumular hace ya unos años.

En diciembre de 2012 la compañía tenía concedido un préstamo participativo por importe de 4,2 millones de euros. Durante 2013 se firmaron varias adendas y, el 31 de diciembre de 2013 se amplió su importe en 19,2 millones, lo que situó el montante total en 23,2 millones, con vencimiento para el 30 de noviembre de 2015 y con un interés fijo de Euribor más 3,65 puntos básicos, pasando el interés a formar parte del principal del préstamo. En 2013, por ejemplo, se pagaron 183.251 euros en intereses.

Este préstamo se amplió el 30 de diciembre en 13,2 millones, prorrogando el vencimiento hasta el 30 de diciembre de 2019 y con una notable subida en los intereses, que pasan a Euribor más 4,835 puntos básicos. Sólo en 2015, Tuenti ha pagado 1,75 millones de euros en intereses a Telefónica. Asimismo, Telefónica Finanzas tiene concedida una línea de crédito con un límite de 10,8 millones que deventa intereses al 2,84%.

Este sistema permite a Telefónica no reconocer pérdidas por Tuenti, al ser sus deudas un activo para ellos, que se suma a los ingresos mayoristas que percibe. Y salvo que Tuenti remonte de forma muy brillante en cuanto a ingresos y entre en beneficios, la situación se va a prolongar en el tiempo. No obstante, hay un punto positivo, y es que los costes que genera la matriz española repercuten también en innovación tecnológica y diseño de nuevos servicos suponen también beneficios para la compañía en otros países donde funciona la marca Tuenti.

¿Y cuál es una forma de enjuagar esa deuda? Vender Tuenti y buscar una forma de sacarle más partido, sin dejar de cobrar los ingresos mayoristas. Durante el verano se rumoreó mucho en el sector que el entonces director general de Pepephone, Pedro Serrahima, podría liderar un proyecto relacionado con Tuenti, pero su paso a Globalia ha extinguido dicha posibilidad, en caso de que fuese algo más que un rumor de mercado.

¿Cuál es el futuro de la antigua red social para jóvenes reconvertida en operador? Mientras lo descubrimos, sigue endeudándose día a día.