El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este jueves que no pondrá ninguna condición al PSOE para aceptar su abstención y poder ser así investido de nuevo como jefe del Ejecutivo. De este modo parecen disiparse las dudas que se cernían sobre la supuesta humillación que el PP tenía preparada para socialistas en forma de duras condiciones.

Ahora, por lo tanto, la pelota se encuentra en el tejado que la gestora del PSOE. Sin ningún tipo de condición, deberán decididr los próximos días si se abstienen en segunda votación para dejar gobernar a Rajoy, o por el contrario mantienen el “no es no”.

Rajoy ha garantizado que no planteará condición alguna en declaraciones a los periodistas antes de participar en la inauguración del XII Congreso de la Abogacía ICA-Málaga y en las que ha recalcado que está a la espera de poder conversar sobre este asunto con el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández.

El jefe del Ejecutivo en funciones, al plantearle si estaría dispuesto a aceptar una abstención del PSOE sin garantía de estabilidad, ha señalado que él sigue ofreciendo en primer lugar un gobierno de coalición. Pero si eso no es posible, ha explicado que está dispuesto a considerar “cualquier posibilidad” porque la prioridad es formar gobierno.

En consecuencia ha subrayado: “Yo no voy a pedirle ninguna condición. Ya en el último debate en las Cortes dije que lo mejor es un gobierno de coalición; si no quieren, vamos a pactar siete u ocho grandes asuntos; y, si no, al menos déjennos gobernar”.

“Yo, desde luego, no voy a poner ninguna condición. He leído mucho y veo que se especula mucho, pero yo voy a hablar con el señor Fernández cuando él lo desee y lo único que le voy a decir es que se necesita un gobierno en España rápidamente”, ha recalcado.

Rajoy ha confiado en que ese diálogo con el PSOE sea “a la mayor celeridad posible” y que se desarrolle “con absoluta franqueza” y ha insistido en que su interlocutor es Javier Frnández porque es la persona elegida por el PSOE de la misma forma que antes era Pedro Sánchez.

“En cuanto pueda, tendré una conversación con él para ver cual es el planteamiento del PSOE, pero creo que hay que dar tiempo. Todavía -ha añadido- tenemos un tiempo aunque no demasiado, pero hacer nuevas elecciones es un disparate”.