Como si de un PC Fútbol se tratase, MásMóvil se ha pasado el último año moviendo piezas y gestionando su futuro. Ha comprado empresas, fichado directivos, reformado su comunicación… Pero la simulación ha acabado, llega la hora de la verdad. Toca salir al verde y jugar contra los equipos de Primera División.

No será fácil. Los tres grandes operadores, Movistar, Vodafone y Orange, tienen sus posiciones bien consolidadas. Además, han demostrado una gran capacidad inversora para hacer frente a los retos de la convergencia y los servicios “todo en uno”. La pregunta es clara: ¿Puede ser MásMóvil realmente un outsider?

Para ello, esta semana ha cerrado la compra de Yoigo por un importe de 612 millones de euros y, junto a la adquisición de Pepephone cerrada el pasado 13 de septiembre, ha configurado, en palabras de la propia compañía, el cuarto operador de telecomunicaciones en España.

No falta a la verdad. Por número de clientes está en ese lugar. La cuestión, ahora, es saber cómo afrontará la pelea. ¿Será un mero espectador? ¿Agitará el mercado? Por el momento hay algunas dudas, como ya contó SABEMOS con respecto a los números y proyecciones presentadas hasta ahora, así como los futuros acuerdos de redes que necesitará.

Las armas que presenta MásMóvil

Tras estas adquisiciones, el operador amarillo cuenta con red propia en telefonía móvil compuesta por unas 4.700 antenas 100% actualizada para servicios 4G y con infraestructura de banda ancha fija para cubrir más de 18 millones de hogares con servicios de fibra o ADSL. MásMóvil ofrece servicios convergentes (móvil, fijo e internet) a los consumidores y empresas en España con unos descuentos del 30% al 50% en comparación con los operadores tradicionales.

Además, suma un total de cerca de 4,3 millones de clientes, de los cuales 4,2 millones son de móvil (con una cuota del 10,5% de los clientes residenciales en España) y 70.000 de banda ancha fija. El nuevo grupo cubre con su red de móvil 4G al 85% de la población española y al 80% con su red de banda ancha fija.

La compañía, que en la actualidad cotiza en el MAB y recientemente ha superado los 500 millones de euros de capitalización bursátil, mantiene su compromiso de pasar a cotizar en el mercado continuo a lo largo de 2017.