Tras analizar los resultados de septiembre. La aerolínea irlandesa Ryanair confirma su intención de comenzar con un proceso de reclutamiento de cara al 2017. Sus planes pasarán por el contrato de más de 3.000 personas y la incorporación de nuevos aviones a su flota.

Una vez pasado septiembre, Ryanair echa cuentas. Después de transportar a 113,2 millones de pasajeros de enero a septiembre de 2016, la aerolínea continúa con sus planes de expansión de cara al próximo año para el que tiene previsto incorporar a su flota otros 50 nuevos aviones.

Un aumento que, según ha confirmado el director de mercadotecnia de la compañía, Kenny Jacobs, dará origen a la contratación de 1.000 pilotos, 2.000 asistentes de vuelo y 250 ingenieros para sus 84 bases de operaciones concentradas en Europa.

Estos planes de crecimiento coinciden con una caída de precios. La misma que, según Jacobs, es la causa de haber llegado a transportar a 10,8 millones de pasajeros únicamente en el pasado mes de septiembre. Un 13% más que en el mismo mes de 2015.

El directivo ha querido aprovechar la presentación de los datos para anunciar una previsible bajada de precios que durará los próximos seis meses, con el objetivo de estimular la posible venta anticipada de los vuelos del próximo verano. Así, se abaratarán las tarifas en torno a un 10 y un 12% hasta marzo del 2017.

El proceso de reclutamiento, ha apuntado el director de la plantilla Eddie Wilson, está previsto que se prolongue a lo largo de cinco años. Tal y como señala Efe, el directivo ha afirmado que Ryanair pasará a contar durante ese periodo con un aumento de su flota de 355 aviones a 500, suponiendo así la incorporación total de unos 5.000 nuevos trabajadores. 

Según ha explicado Wilson, la aerolínea de bajo coste buscará empleados para las áreas de “información tecnológica, ventas y mercadotecnia, experiencia digital y finanzas y comercio”.