Muchas empresas, basadas en nuevos modelos económicos, han comprendido que la comunicación es fundamental. No solo se trata de tener un buen producto o servicio, sino que venderlo es igual de importante. Por eso, Car2go ha salido a la palestra para dejar claro que siguen creciendo en todos los mercados y, concretamente en el español, gozan de buena salud.

Hace unas semanas, Uber y Cabify, las principales compañías que operan en España en el transporte de pasajeros con vehículo privado, anunciaron que tendrán nuevas flotas de coches verdes. Es decir, totalmente ecológicos. Esto es un mensaje en toda regla para Car2go, pese que no sean competencia directa a la hora de ofertar el mismo servicio.

Es decir, los de Daimler se dedican al car sharing: coges el vehículo, lo conduce uno mismo y lo deja. Mientras, Uber y Cabify tienen conductor. Se trata de un estilo más tradicional de transporte. De hecho, la pelea de éstos va más contra los taxis o las ‘apps’ de reserva, como Mytaxy y Hailo, que, en este caso, también son propiedad de Daimler.

Tema relacionado: Radiografía de los coches eléctricos comunales de Madrid

Pero no hay hueco para todos. Al menos de momento. Por eso Car2go sigue peleando por ocupar su posición y mandar el mensaje de que conducir uno mismo sale más barato. Cosa que es cierta en comparación con estos rivales.

En este escenario, se ha conocido esta semana que Car2go tiene más de 112.000 usuarios en Madrid, único mercado en el que opera dentro de España. Además, según datos del diario ‘Expansión’, la compañía estaría por alcanza el punto de equilibrio a nivel financiero en menos de dos años. Todo ello cuando cuenta con más de 500 vehículos disponibles. Un aumento bastante considerable a los 350 con los que empezó hace un año.

Los retos de Car2go

Pese al importante crecimiento que está teniendo la compañía, todavía mantiene retos por delante. Por ejemplo, el asunto de los aparcamientos se antoja fundamental. El pasado mes de febrero cerraron su primer acuerdo para poder dejar los cachos en unos parking privados, pero parece insuficiente.

Si Car2go sigue creciendo en número de usuarios y vehículos, cada vez será más necesario que un mayor número de clientes disponga de aparcamientos en más zonas.

Asimismo, pese a que el uso de Car2go parece indicado para distancias cortas, el hecho de que su autonomía sea de menos de 100 kilómetros supone un hándicap para quien quiera moverse por toda la Comunidad de Madrid, y no solo por el área urbana de la ciudad.

Esa será la guerra. Convencer a los usuarios de que es mejor conducir uno mismo y ahorrar un dinero. Porque en la parte ecológica todos parecen estar a la misma altura.