La caída en desgracia de OHL ha obligado a la constructora a diseñar un plan para salir a flote, que pasa por operaciones dolorosas. La empresa controlada por el veterano empresario Juan Miguel Villar Mir tiene que deshacerse de algunos activos para hacer caja y así reducir su endeudamiento. La principal víctima de esta hoja de ruta es su participación en Abertis, que ha caído de un 13% a comienzos de año a poco más de un 4% después del último anuncio de venta.

El que otrora fuera uno de los grandes grupos constructores de España, OHL, ha vuelto a vender para conseguir dinero fresco. La compañía ha anunciado que se ha desprendido de un 4,425% de la empresa de autopistas Abertis por 598,23 millones de euros.

El objetivo está bien claro, tal y como ha indicado la compañía en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV): amortizar por completo el crédito que pidió el holding para adquirir esta participación en Abertis. El saldo vivo que le quedaba, ha precisado OHL, era de 266 millones de euros.

En un comunicado, la empresa ha añadido que la recaudación restante se destinará a reducir el resto de su deuda corporativa.

“La compañía no tiene planes específicos para el 2,5% restante”, han matizado. “El caso base sería mantener esta participación hasta el vencimiento de la financiación en 2018. Esta participación es considerada por OHL como una ‘reserva de liquidez’. No es considerada una participación estratégica sino financiera”.

Aunque con este movimiento la cuota de OHL en Abertis se queda reducida a un 2,5%, el empresario y exministro Juan Miguel Villar Mir, propietario de un 54% de OHL, mantendría el control de un 4,23% de la compañía concesional a través de Inmobiliaria Espacio, el vehículo con el que también administra su dominio en OHL.

Parece bastante, pero en realidad no es ni la sombra de lo que fue.

La retirada de Abertis

Hace bien poco tiempo el dominio de Villar Mir en Abertis era incontestable; quizá tan sólo La Caixa podía hacerle sombra al 18,9% con el que contaba el marqués de Villar Mir en 2014. Aunque ese mismo año se empezaron a apreciar movimientos: OHL le vendió parte del 18,9% con un sobreprecio a Inmobiliaria Espacio, su propia matriz, con la idea de maquillar sus cuentas.

En aquel momento era una operación esporádica. Pese a su alto nivel de endeudamiento, las acciones de OHL cotizaban por encima de los 25 euros. Entre entonces y la última venta de acciones de Abertis han pasado dos años en los que los títulos de la constructora se han desplomado hasta los 3,7 euros a los que cotiza actualmente.

A OHL le han pesado mucho los escándalos de su filial en México, aunque lo que ha lastrado sus resultados ha sido principalmente su deuda.

Después de los vaivenes del año 2015, OHL fue expulsada del Ibex 35 por no tener la suficiente consistencia en bolsa en una de las revisiones que se producen de manera periódica en el selectivo. Una vez perdido su estatus de grande de España, la dirección de la compañía puso en marcha un ambicioso plan para volver al índice de las empresas más importantes del país.

Como parte del programa para reflotar a OHL, Juan Miguel Villar Mir dio un paso atrás para dejar la presidencia de la compañía en manos de su hijo, Juan Villar-Mir. Pero en la nueva OHL lo más importante era el rumbo económico, cuya dirección era la reducción del endeudamiento a través de la venta de activos.

En esta línea se enmarcan operaciones como la salida de Colonial tras vender un 5% de su capital o la reducción de la participación de OHL en Abertis. La constructora ya vendió un 7% de la concesionaria de autopistas en junio, con lo que redujo a la mitad su exposición y comenzó el declive que se ha consumado con la venta de un 4,425% adicional.

La pérdida de relevancia de las participaciones de OHL se ve reforzada, además, por la salida del actual presidente de la compañía, Juan Villar-Mir, del consejo de Abertis. Aunque el holding podría haber esperado a completar el cese en una reunión ordinaria del consejo de la empresa catalana, OHL ha preferido quitarse de en medio cuanto antes.

Como no ha comunicado nada al respecto, se entiende que Juan Miguel Villar Mir sí permanecerá como consejero de la compañía catalana, en representación del 4,237% que le quedará a través de Inmobiliaria Espacio y de OHL. Una posición residual, después de que la crisis de la constructora se haya tragado la mayoría de su participación en Abertis para enjugar sus cuentas.

Foto: Efe