La compañía aérea Vueling cierra sus bases de Palermo y Catania, Italia, con perspectivas de reorganizar su operativa en el país.

Cada una de las bases de estos aeropuertos contaba con un avión, según ha comentado la compañía a fuentes de Efe. Y de esta forma, los nuevos planes de Vueling pasan por concentrar así su presencia en los aeropuertos de Roma y Florencia.  

Aun así, pese al cierre de las bases, no se tiene prevista la cancelación de ninguna ruta desde estos aeropuertos. Aunque sí afectará a la frecuencia de las mismas. Eliminándose así los vuelos tanto de primera hora de la mañana como el último de la noche.

La otra cara de esta decisión afecta a los empleos dentro de la compañía, ya que los puestos de trabajo temporales finalizarán una vez termine la temporada de verano. Es decir, próximamente.

Por otro lado, los trabajadores que cuenten con un contrato fijo se trasladarán a Roma para proseguir con su actividad.